La casa del padre, de Karmele Jaio, es uno de esos libros del año por sorpresa que ocurren muy de cuando en cuando: por su calidad, pero también porque no son obvios, no están firmados por un autor de gran fama. Salió publicado poco antes del confinamiento, un acontecimiento que ha arrasado con todos los lanzamientos de novedades, pero ha ido cosechando buenas referencias y alguna distinción.

La autora, nacida en Vitoria en 1970, vive estos días «recolocándose, como estamos todos» y en lo personal especialmente preocupada por su madre, que vive en una residencia: «Ella sí está en aislamiento. Nosotros nos creemos aislados y no lo estamos, aquí estamos hablando, siempre conectados. Las personas mayores sí están viviendo un aislamiento verdadero», asegura.

Jaio habla aquí de su libro, La casa del padre (Destino), y recomienda estos:

– Desierto sonoro, Valeria Luiselli (Sexto Piso).

– Un corazón demasiado grande, Eider Rodríguez (Literatura Random House).

– Stoner, John Williams (Baile del Sol).

– Pura pasión, Annie Ernaux (Tusquets).

– El aliento del cielo, Carson McCullers (Seix Barral).

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: