JxCat y ERC se miran de reojo. En este sentido, pocas horas después de que los republicanos afirmaran su negativa a apoyar la designación del primer secretario del PSC, Miquel Iceta, como senador autonómico para acceder después a la presidencia de la Cámara Alta, la formación dirigida por Carles Puigdemont le ha seguido en la misma línea para confirmar el veto de la mayoría parlamentaria.

El portavoz de JxCat, Albert Batet, ha admitido en rueda de prensa que nadie pone en duda que “al PSC le corresponde un senador de designación autonómica”. Ante ello, ha contrapuesto que “nadie puede tampoco poner en duda la soberanía del Parlament”. “El PSC ha querido aplicar el intrusismo del 155 en el Parlament de Catalunya, sin respeto ni cortesía parlamentaria, decidiendo desde Madrid lo que le toca al Parlament”, ha argumentado el diputado posconvergente.





A raíz de ello, ha justificado la negativa concreta a primer secretario del PSC. Así, Batet ha rechazado el nombre de Iceta al vincularlo con el artículo 155 de la Constitución. Batet ha comenzado recalcando que “desde el primer momento” su formación tuvo “claro” que la designación de Iceta “no era un trámite y debía seguir todos los trámites parlamentarios”.

La reunión del grupo parlamentario de esta mañana no había despejado las dudas. Y es que ha trascendido que los presos de JxCat se inclinaban por una abstención en la votación de Iceta, posición contraria a la del sector más duro del grupo, que apostaba por la negativa. Entre los argumentos a favor de facilitar la llegada de Iceta al Senado estaba la posibilidad de que JxCat recibiera, a cambio, grupo propio en el Congreso, opción que no ha logrado con los votos y que reporta mayor presupuesto, más asesores y más cuota mediática en la Cámara Baja.

Sin embargo, Batet ha rechazado discrepancias y ha asegurado que la decisión de JxCat es “unánime”. De este modo, el portavoz posconvergente ha querido recordar que “los presos siempre defienden la unidad de acción del independentismo y que ellos nunca sean moneda de cambio de nada”. Tanto es así que Batet ha asegurado que los presos “celebran” que JxCat, ERC y la CUP hayan tomado la misma senda.

Con las negativas de JxCat, ERC y la CUP se ratifica el veto del Parlament al salto de Iceta al Senado, dado que los tres grupos independentistas suman 65 escaños –más cinco más suspendidos–, los mismos que el resto del hemiciclo. En todo caso, y pese a que los comunes sí que habían ofrecido su apoyo al PSC, Cs y PP han apuntado este miércoles a la abstención.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: