El juicio por el procés tiene dos caminos. Esto se percibió en la sesión de la mañana y se repitió por la tarde. Uno es más político y mira a Europa. El otro, es más técnico y tiene fijada la vista en el salón donde se celebra la vista. En la sesión vespertina estas dos direcciones vinieron definidas por las frases de dos de los letrados. Benet Salellas, defensor de Jordi Cuixart, afirmó que “este juicio es una derrota de la sociedad española”. Por su lado, Mariano Bergés, letrado de Dolors Bassa, definió que “la rebelión es lo que dice la sentencia del 23-F”.





El primer abogado de las defensas en tomar la palabra por la tarde fue Francesc Homs, en nombre de Josep Rull, quien únicamente se adhirió a las mismas alegaciones de sus compañeros en la defensa de Jordi Turull y Jordi Sànchez.


Abogado de Cuixart

Benet Salellas aludió a varias sentencias del TEDH

Luego vino el alegato de Benet Salellas, letrado de Jordi Cuixart y exdiputado de la CUP en el Parlament de Catalunya. Lo primero que hizo fue argumentar que la Abogacía del Estado ha presentado una acusación errónea contra su patrocinado, por cuanto esta instancia actúa en busca de posibles perjuicios a Hacienda y Cuixart no tiene que ver con fondos públicos.

En una línea similar, solicitó que el tribunal podara los escritos de acusación, porque se formulan imputaciones que no son delictivas, sino defensa de derechos fundamentales. Cuixart es, según su letrado, un representante de la sociedad civil que ha ejercido la defensa de los derechos fundamentales. Y entonces vino la definición de Salellas sobre lo que son derechos fundamentales, siempre con alusiones a sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), por ejemplo varias que han condenado a Rusia, Azerbaiyán o Turquía.


El mundo de los derechos humanos está pendiente de este juicio”



En su discurso, el abogado explicó que la crítica a los poderes públicos es prácticamente ilimitada y que éstos tienen que soportar las manifestaciones, para añadir que lo ocurrido en Catalunya ha sido, precisamente, un ejercicio de derechos civiles. Se les acusa, agregó, por participar en manifestaciones pacíficas, Por eso, señaló, este juicio puede llegar a constituir “un juicio a los derechos fundamentales o contra los derechos fundamentales”.





Añadió que “el mundo de los derechos humanos está pendiente de este juicio”, y señaló la dirección de los recursos a Europa para asegurar que si no se modifican las acusaciones “la próxima condena del TEDH no será a Turquía o a Rusia, sino al Estado español”. Benet Salellas terminó su alegato señalando “este juicio es una derrota colectiva de la sociedad española”.


La rebelión es lo que dice la sentencia del 23-F”



Si el turno del letrado de Cuixart tuvo un marcado cariz político, el del abogado de Dolors Bassa, Mariano Bergés, mantuvo un carácter más técnico. Primero, para discutir que lo que pasó en Catalunya fuera una rebelión, atendiendo a las características definidas en el Código Penal. “La rebelión es lo que dice la sentencia del 23-F”, defendió.

Asimismo, pidió que se incluyeran informes de la Intervención general del Estado y de la Asesoría Jurídica del departamento de Economia de la Generalitat que expresan que no se gastó dinero público en el 1-0. Además, también lamentó el poco tiempo que ha tenido para preparar aspectos de su defensa y explicó que únicamente dispuso de dos horas para elaborar su respuesta al auto de procesamiento, que llevó a prisión a Bassa. En este particular criticó el encarcelamiento de su cliente, que es sólo por sospechas, porque volvió de Bélgica y se presentó siempre que fue reclamada por el juzgado, y deslizó el problema de los huidos: “no tiene control sobre la conducta de terceros”.






Olga Arderiu

La abogada de Forcadell insiste en que declaren Puigdemont y Rovira

Olga Arderiu, defensora de Carme Forcadell, demandó como otros de sus compañeros de banco que declararan en esta vista Puigdemont y Rovira y también apuntó a Europa, solicitando que se haga una pregunta al Tribunal Europeo de Justicia sobre las pruebas que se han esgrimido en este proceso. “Esta causa es política”, señaló, y argumentó que lo que ocurrió fueron actos parlamentarios protegidos por la inviolabilidad, añadiendo que no entiende porqué la Mesa del Parlament será juzgada en Barcelona y ella lo está siendo en Madrid. De forma retórica, se preguntó si está en el banquillo por ser quién es y por sus convicciones políticas.

Casi todos los abogados que intervinieron este martes solicitaron que se uniera a esta causa todo lo investigado por el juzgado de instrucción 13 de Barcelona, porque buena parte de las pruebas de la acusación se nutren de este procedimiento y no todos lo conocen. Esto les está causando indefensión, señalaron, lo mismo que las defensas no han tenido acceso aún a toda la documentación que se baraja en este juicio.


Juicio al ‘procés’

Defensas más técnicas de los letrados de Borràs, Mundó y Vila






Judith Jené (representante de Meritxell Borràs) y Josep Riba (defensor de Carles Mundó), pronunciaron breves alocuciones también de carácter eminentemente técnico, en las que pusieron de relieve las pruebas que demandan ahora para sostener la inocencia de sus clientes.

Cerró la sesión de la tarde Pablo Molins, abogado de Santi Vila, quién reclamó que el caso de su patrocinado sea enviado a Barcelona, para así tener derecho a una segunda instancia. En su opinión, no tiene sentido que se le juzgue directamente en el Tribunal Supremo, por cuanto el 27 de octubre no era diputado y dimitió como miembro del Govern antes de que se votara la DUI. Si la Mesa del Parlament será juzgada en Catalunya porque las acusaciones no encuentran en sus miembros sesgos rebeldes, menos lo será el único miembro del Govern que “marcó distancias ante lo que se avecinaba”.


¿Si hubiera condena, debería indultarse a los líderes del Procés?




Total votos: 0








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: