Ciencia

Juicio a la falsa medicina | Ciencia


Pocas son las historias que llegan a los tribunales sobre pacientes que abandonaron su tratamiento médico por una terapia alternativa. Julián Rodríguez lo ha conseguido tras una cruzada judicial que comenzó en octubre de 2013, a los cuatro meses de morir su hijo Mario Rodríguez, de 21 años, por una leucemia detectada siete meses antes. El joven valenciano abandonó la quimioterapia por una falsa terapia que le recomendó José Ramón Llorente, un curandero al que acudió el paciente y que le recetó remedios basados en la pseudociencia ortomolecular. El Juzgado de lo Penal número 10 de Valencia ha acogido este miércoles el juicio.

La vista, que se ha prolongado durante cinco horas, se ha celebrado porque la Audiencia Provincial de Valencia ordenó a principios del año pasado que se juzgara a Llorente por intrusismo y por haber interferido en el tratamiento médico del joven fallecido. La acusación particular, ejercida por el padre de Mario, solicita para el acusado una pena de dos años de prisión por delito de intrusismo y cuatro años de prisión por delito de homicidio por imprudencia. También reclama una indemnización de 500.000 euros por daños morales en materia de responsabilidad civil.

No es suficiente la denuncia pública. Mientras no haya sentencias firmes en los tribunales no sentaremos precedentes jurisprudenciales

Llorente, que ha calificado la relación que le unía al joven como “de amistad, casi como la de un padre y un hijo”, ha reconocido al fiscal que no pose título de médico y ha negado que se presentara al paciente como tal. “Mario no quiso la quimio. Yo no le dije que le curaría. No le receté ni le prescribí nada, sino que le aconsejé unas pautas dietéticas complementarias, nunca con una finalidad curativa sino para fortalecer su cuerpo”, ha asegurado el denunciado.

Llorente ha insistido en que recomendó al joven seguir la quimioterapia y someterse al transplante de médula ósea. El acusado, que ha dicho que ha practicado la “nutrición ortomolecular” durante 46 años, ha eludido contestar al interrogatorio de la letrada de la acusación particular, quien ha recordado a Llorente su vinculación a la revista Discoverysalud como miembro del consejo asesor de la publicación, en la que se han divulgado artículos contra la quimioterapia y a favor de los beneficios de tratamientos alternativos como la vitamina C y B17.

Entre los testigos, el padre del joven ha defendido que su hijo abandonó la terapia influenciado por los consejos de Llorente, como relató a Materia, y ha recordado que, en la primera visita a la consulta de Llorente, éste calificó a los médicos que habían tratado a Mario en el hospital, tras revisar el informe hospitalario del primer ingreso, como “muy burros”.

Además de los testimonios de una tía materna y amigos de la infancia y de adolescencia de Mario, que han confirmado la relación de confianza que le unía Llorente y el rechazo del joven a la quimioterapia a favor del tratamiento alternativo, también han prestado declaración los hematólogos que siguieron la evolución del joven en el hospital Arnau de Vilanova.

“No es suficiente la denuncia pública. Mientras no haya sentencias firmes en los tribunales no sentaremos precedentes jurisprudenciales. Hay que denunciar, de lo contrario nunca podremos acabar con los falsos terapeutas Me gustaría que este caso marcara un precedente. Pero realmente marcaríamos un precedente si los alcaldes y los concejales y los inspectores de Sanidad hicieran cumplir la ley y que 15.000 centros como el de José Ramón Llorente fueran cerrados. Hay leyes que impiden que esos centros puedan impartir o difundir terapias, sin embargo ni alcaldes ni Sanidad hacen absolutamente nada”, ha afirmado el padre de Mario a Materia tras el juicio.

“No podemos dejarnos llevar por las creencias, sino que debemos basarnos en lo que nos demuestren las terapias científicas, los ensayos clínicos demostrados, nunca por lo que diga un amigo o un señor que aparezca en YouTube. Hemos hecho un buen trabajo aportando las pruebas, hemos explicado lo que ocurrió y es la justicia la que debe hablar ahora. Si la sentencia no es favorable, seguiré luchando hasta que me muera”, ha recalcado Rodríguez.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment

injerto
injerto