Un juez estadounidense ha ordenado a los consejeros delegados de General Motors (GM), Mary Barra, y Fiat Chrysler (FCA), Mike Manley, que se reúnan la próxima semana para intentar resolver una demanda de fraude organizado.

GM acusa a FCA de supuestamente sobornar al sindicato United Auto Workers (UAW) para influir en las negociaciones que la compañía mantenía con los representantes sindicales para la firma de un convenio colectivo, por lo que solicita una indemnización de miles de millones de dólares.

En noviembre, GM señaló en su demanda que el que fuera presidente de FCA, el ya fallecido Sergio Marchionne, influyó en las negociaciones de los convenios colectivos de 2009, 2011 y 2015 para que le costasen al principal fabricante de automóviles de Estados Unidos miles de millones extra.

Según GM, Marchionne, que murió repentinamente en 2018, quería así forzar a GM a aceptar su oferta de fusión con FCA.

Pero el juez del caso, Paul Borman, advirtió este martes a las dos compañías que la demanda tardará años en resolverse y provocará que los ejecutivos de las dos compañías «no puedan proporcionar su visión y liderazgo en los problemas de justicia social y sanitarios más apremiantes de este país».

Borman decidió que los dos máximos ejecutivos de las dos compañías fabricantes de automóviles se reúnan antes del 1 de julio para intentar resolver el conflicto.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: