Un juez de Barcelona ha autorizado las nuevas restricciones de aforo que la Generalitat ha impuesto en Granollers (Barcelona) y sus municipios limítrofes de Les Franqueses y Canovelles, aunque las ha revocado en Terrassa (Barcelona) porque no ve en su caso «razón objetiva» que las justifique.

Así lo ha resuelto en un auto el titular del juzgado de lo contencioso-administrativo número 5 de Barcelona, en el que avala también que se restrinjan en la zona de Granollers los encuentros sociales a un máximo de diez personas y aumenta hasta el 50% el aforo permitido para actos religiosos, que la Generalitat había rebajado a un 33%.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: