Parejas arrepentidas. Madres que miran a su hija encomendándose a los Viejos Dioses y a los Nuevos –más vale que sobre que no que falte– y rezan porque el nombre no resulte una condena. Padres que lamentan el maldito día en que tomaron por…




Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: