Juana Rivas ha volado este jueves con sus hijos de 13 y 5 años a Cagliari (Italia), donde los ha entregado a su padre, Francisco Arcuri, con quien residen en la localidad de Carloforte, según ha confirmado el abogado de este. La granadina ha tratado de agotar todas las vías legales para evitar que sus hijos tuvieran que viajar a Italia tras el fin del período vacacional con su madre, pero la Audiencia Provincial de Granada y los servicios de menores de la Junta de Andalucía han denegado sus respectivas peticiones de adopción de medidas cautelares y de internamiento de los niños en un centro de menores. “Ella está hundida”, explican las fuentes consultadas.

Rivas, conforme al plan de viaje que consta en los juzgados, se desplazó este miércoles desde Maracena hasta Sevilla, donde a las 7.45 de este jueves tomaba el avión rumbo a Cagliari. De allí se desplazó a Carloforte, a unas dos horas y media de distancia. Hasta el último momento ha tratado de impedir el viaje. El lunes solicitaba a la Junta de Andalucía que autorizara el ingreso de sus hijos en un centro de menores para que se hiciera cargo de ellos. La Administración andaluza remitió su decisión el pasado miércoles a la madre granadina, según confirman fuentes de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, de quien dependía la resolución.

A principios de semana, la Audiencia Provincial de Granada confirmaba que la justicia española no era competente para conocer sobre la denuncia de presuntos malos tratos que Arcuri habría infligido a sus hijos en Italia, presentada por Rivas en julio, y por tanto tampoco podía interponer medidas cautelares. Una resolución que había adoptado semanas antes el juzgado de guardia de Granada. Para el abogado de Rivas, esta última resolución supone un claro desamparo para los hijos de su representada.

Rivas fue condenada en julio del año pasado a cinco años de cárcel por sustracción de menores y a seis años de inhabilitación para el ejercicio de la patria potestad, un fallo que ha sido recurrido en casación ante el Tribunal Supremo, que ha admitido a trámite la reclamación. La justicia italiana también falló en marzo de este año en contra de Rivas, otorgando la custodia exclusiva de sus dos hijos a Arcuri.

El Centro Municipal de Información de la Mujer de Maracena, que ha dado apoyo psicológico en estas últimas horas a Rivas, y le ha prestado ayuda en las gestiones que puedan llevarla a encontrar una respuesta en las autoridades tanto españolas como italianas, solicitó este pasado martes al Gobierno «apoyo y acompañamiento consular» a los menores y a la propia Rivas en Italia.

Por su parte, la Plataforma de Apoyo a Juana Rivas hizo público un comunicado de prensa ante «la inminente vuelta de sus hijos con el padre» en la que ha dicho no entender «la falta de actuación por parte de la Administración pública andaluza para proteger» a los menores, y que seguirá luchando por que «se haga justicia».




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: