Guaidó tras llegar a Caracas. En vídeo, Guaidó llegando al aeropuerto. FOTO: AP Video: REUTERS| AFP

Juan Guaidó, líder de la oposición y reconocido como presidente interino de Venezuela por más de medio centenar de países, ha aterrizado este martes en Caracas a las cinco de la tarde, hora local (diez de la noche en la España peninsular), en medio de golpes, empujones e insultos entre sus seguidores y partidarios del líder chavista, Nicolás Maduro, que no tuvieron mayores consecuencias. 

Guaidó hizo un llamamiento a reactivar las protestas contra el régimen de Maduro tras una gira por Europa, Canadá y Estados Unidos que culminó con un espaldarazo de la Casa Blanca. “Venezuela: ya estamos en Caracas. Traigo el compromiso del mundo libre, dispuesto a ayudarnos a recuperar la democracia y la libertad”, tuiteó a su llegada.

Maduro, quien se reunió recientemente con el canciller ruso, Serguéi Lavrov, pasó a la ofensiva con un operativo policial en los alrededores del aeropuerto internacional de Maiquetía, sometido a las sanciones económicas de Washington contra la aerolínea estatal Conviasa. Algunos trabajadores de esta compañía recibieron a Guaidó con gritos de “fascista” o “asesino” en el área donde legisladores y diplomáticos lo esperaban.

La gira se ha interpretado como una inyección de credibilidad para el proyecto de Guaidó tras recibir apoyos de sus aliados en el extranjero, tras el fracaso de su intento de sacar del poder a Maduro. La oposición espera que ese respaldo se refleje ahora en Venezuela y que se retome el ritmo de las protestas contra el régimen bolivariano.

Guaidó, quien viajó a Caracas en un avión de la aerolínea portuguesa TAP, volvió a desafiar a Maduro después de haber hecho caso omiso a las restricciones que le impedían salir del país en enero. Una delegación de diputados opositores anunció que suspendería la sesión de la Asamblea Nacional para trasladarse a Maiquetía, a 40 minutos del centro de Caracas y su equipo de prensa avisó de su llegada.

La anticipación con que se hizo el anuncio del regreso funcionó como un arma de doble filo. El régimen chavista respondió con la toma del aeropuerto y el despliegue de policías y agentes de la Guardia Nacional Bolivariana desde la una de la tarde. También hubo gestos simbólicos, como la instalación por los responsables del aeródromo de telas tricolores y banderas venezolanas para apoyar a Maduro.

El operativo policial generó tensión y desórdenes. En medio de los enfrentamientos, la diputada opositora Deyalitza Aray fue detenida. Varios periodistas también fueron acosados y agredidos, y se restringió el acceso de informadores a las inmediaciones de la terminal.

La escalada de tensiones ha estado marcada también por un trasfondo de mensajes y simbolismos bélicos. Desde hace un par de días, el régimen de Maduro ha ordenado el traslado a Caracas de material militar de alto calibre desde varias zonas del interior del país. Entre el arsenal se encuentra una serie de misiles tierra-aire, que fueron vistos en las autopistas que rodean a la capital y que finalmente fueron exhibidos en la base militar de La Carlota, contigua a la Comandancia General de Aviación. Esta maniobra se concretó después de que Maduro ordenara a las Fuerzas Armadas que realizara ejercicios militares en varias regiones del país. 




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: