A escasos meses de las elecciones europeas, jóvenes de catorce partidos liberales, socialdemócratas y conservadores se han movilizado en torno al proyecto YES (Young European Survey) para combatir el auge de los populismos y nacionalismos en el viejo continente. Una asociación que acaba de lanzar un llamamiento de advertencia por la situación de parálisis de la Unión Europea y piden “a todos los jóvenes europeos” que acudan en masa a las urnas el mes de mayo y tomen así “las riendas de su futuro y construir la Europa del mañana”.

Forman parte del proyecto Yes, t
rascendiendo la tradicionales afiliaciones ideológicas, las juventudes de Ciudadanos, las de En Marche! (Jeunes avec Macron), FuturDem italiano y Jong LVD belga, así como organizaciones juveniles de partidos de Austria, Eslovaquia, Holanda, Hungría y Rumanía. Esta asociación ha realizado una m

acro encuesta a más de 20.000
jóvenes europeos que demuestra un apoyo mayoritario a la idea de Europa que desmonta algunos de los mensajes populistas. Así, el 82% de los jóvenes declararon sentirse ciudadanos europeos y el 73% tiene la intención de ir a votar a las elecciones fijadas para el 26 de mayo.





En un escrito estos orgullosos representantes de la “generación Erasmus” señalan a Europa como una “realidad que debe ser conquistada de nuevo y que se enfrenta a grandes desafíos” con la emergencia de fuerzas nacionalistas y populistas, cuyos mensajes y acciones atentan contra la esencia del proyecto europeo. “Europa sólo es joven cuando es grande y abierta al futuro. Los jóvenes británicos fueron los primeros en oponerse al Brexit y los jóvenes europeos seguiremos siendo los primeros en defender Europa”, aseguran.

Desencanto y New Green Deal

Admiten, no obstante, cierto desencanto con el ritmo de la construcción de la UE en los últimos años. “Para la juventud europea, Europa es hoy una promesa incumplida, el origen de intensas esperanzas, pero también de frustraciones”. Hablan, concretamente, de “ausencia de Europa” a la hora de forjar su futuro.

Y al respecto se preguntan: “¿Dónde está Europa cuando debemos comprometernos con la transición ecológica, crucial para nuestro futuro? ¿Dónde está Europa cuando debemos promover la economía digital frente a la competencia asiática o americana? ¿O cuando debemos asegurar el acceso al programa Erasmus?”.

Frente a esta parálisis, YES demanda un “New Green Deal” europeo, consistente en promover una inversión progresista y eficiente en energías renovables, para luchar contra el calentamiento global, el “mayor desafío” que tiene Europa junto al galopante populismo. Exigen, en este sentido, un conjunto de políticas que “se implementen a nivel local para apoyar la transición ecológica, con especial atención a la mejora de la calidad del aire, del agua, de los suelos y los alimentos”.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: