Moda

José Andrés y Ferran Adrià tendrán su propio templo culinario en Nueva York | Estilo


José Andrés se atreve finalmente con Nueva York. Y lo hace a lo grande, sumando fuerzas con Ferran y Albert Adrià en un ambicioso proyecto que servirá de plataforma para dar aún más relevancia a la cocina española en Estados Unidos. El templo culinario del trío de chefs se inaugurará al final del próximo año en el nuevo complejo de negocios que se construye en Hudson Yards, al oeste de Manhattan. Será un espacio que seguirá una idea similar a la de Eataly, de Mario Batali, uno de los lugares más populares en la ciudad de los rascacielos.

El local tendrá 3.250 metros cuadrados de superficie y estará situado a la altura de la calle 30 con la Décima Avenida, a los pies de High Line, una de las zonas que más rápido se está desarrollando en Manhattan. La idea de Andrés y los hermanos Adrià es que este espacio sirva para presentar al público neoyorquino los diferentes conceptos de la cocina española. Las tapas, por supuesto, ocuparán un lugar central en este local que se convertirá en meca mundial de la cocina. También se podrán comprar productos españoles para llevar a casa.

El proyecto es fruto de la larga colaboración creativa que tiene Andrés con los hermanos Adrià. Para los patrones de elBulli será, además, la primera empresa en la que se embarquen en Estados Unidos. Es también el primer proyecto empresarial del trío de innovadores, que busca convertirlo en un destino sin igual en el mundo de la gastronomía. El espacio será dinámico y utilizará la comida como un canal creativo para que el visitante se sumerja en la cultura española.

“Soñaba con abrir un local en Nueva York desde la primera vez que visité la ciudad con 19 años”, comenta José Andrés, “no puedo esperar a contra la historia de España a mi América de adopción en un nuevo vecindario tan icónico. Hacerlo con mi mentor Ferran y su hermano Albert es un honor”. “Llevábamos tiempo queriendo encontrar la manera de crear magia con José y ahora lo tenemos y no podemos pensar en la mejor manera de debutar en América”, añaden los Adrià en el comunicado conjunto sobre su nuevo proyecto.

En los círculos de la restauración en Nueva York se especula desde hace años con el desembarco de José Andrés, también conocido como el “food hero” por el portazo que dio a Donald Trump. Los rascacielos que coronan el Hudson Yards están prácticamente terminados. En el complejo estarán también otros chefs de renombre como el restaurador Thomas Keller, dueño de Per Se y French Laundry, el coreano David Chang, de Momofuku, y el griego Costas Spiliadis. “Es la confluencia perfecta”, asegura José Andrés.

Hudson Yards pretende, de hecho, ser una alternativa de negocios al distrito financiero. El parque voladizo del High Line y la extensión de la línea 7 del metro hasta el centro de convenciones Jacob Javits están generando además un gran volumen de tráfico de turistas. Pero José Andrés tendrá competencia. No muy lejos de ahí, en el Pier 57, Anthony Bourdain tiene previsto abrir su propio templo culinario.

Estos proyectos no se suelen hacer en solitario. Mario Batali inauguró Eataly de la mano de Lidia Bastianich y de Joe Bastianich a finales de agosto de 2010, cuando Nueva York empezaba a recuperarse del golpe de la crisis financiera. El local en Madison Square tiene 4.650 metros cuadrados y está montado como un gran mercado, que mezcla restaurantes y puestos. Y acaba de abrir un segundo a los pies de la Torre 4 en el complejo comercial del World Trade Center.

Barack Obama le entregaba al chef José Andrés la medalla Nacional de las Humanidades de EE UU, en septiembre de 2016.

José Andrés llegará a la ciudad más cosmopolita en el ámbito de la restauración después de ganarse la fama como chef en Washington. El pasado octubre, MiniBar fue reconocido con sus dos primeras estrellas en la Guía Michelin de la capital estadounidense. Un mes antes, el expresidente Barack Obama le entregaba al chef la medalla Nacional de las Humanidades por ser “una inspiración para los nuevos americanos”. Los hermanos Adrià tampoco necesitan presentaciones. Ferran está dedicado a su fundación y otros proyectos.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *