Deporte

Jorge Prado : la esperanza del Motocross


Jorge Prado (Lugo, 2001) era sólo un niño cuando tuvo que dejar Galicia para irse con toda su familia a entrenar a Bélgica. Era necesario para convertirse en esa estrella del motocross que todos los que le conocen dicen que lleva dentro. Ahora tiene diecisiete años y cree que el sueño de ser campeón del mundo se puede cumplir si todo va como está planeado. Tiene cara de bueno, pero en carrera se transforma…

-¿En qué momento se encuentra ahora mismo?

-Creo que estoy en el mejor. Tanto físicamente como a nivel de moto me encuentro muy bien. Somos segundos en el Mundial y muy motivado.

-¿Cuántas posibilidades tiene de ser campeón de mundo este año?

-Aún quedan muchas carreras, no lo sé, todo es posible, pero yo lo voy a intentar.

-Usted lleva toda la vida compitiendo y sólo tiene 17 años… ¿Hasta cuándo puede durar un piloto de su especialidad?

-Bueno, depende de cómo lo lleves. Si sigues con motivación y te sigue gustando el deporte… Hay pilotos, por ejemplo, ahora mi compañero de equipo (Tony Cairoli) es nueve veces campeón del mundo y tiene 32 años y le quedan otros dos de contrato. Los hay que compiten mucho tiempo y otros que con 28 o menos paran. Depende de uno mismo y cómo sea su ritmo de vida. Si disfrutas y no te agobias, todo bien.

-¿Usted cómo lo lleva?

-A mí me gusta mucho lo que hago, no tengo nada de pereza de ir a entrenar. A mí me gusta mucho.

-¿Cuántas motos utiliza durante una temporada?

-No sabría decir. Cambiamos muchos motores, chasis, piezas… Y tenemos motos para entrenar, para competir, ni idea de cuántas.

-¿Cuántos sueños le quedan por cumplir de esos que tenía cuando era un niño pequeño?

-Me quedan muchos por cumplir y no es fácil. Ser campeón del mundo este año, si todo va bien, si hago buenas carreras y sigo sin lesiones, si todo va fluido, a lo mejor es posible. Espero que se cumpla. Yo lo estoy intentando, entrenando lo máximo que puedo. Así que yo creo que… lo vamos a intentar.

-¿Por qué motocross? ¿Nunca le ha llamado la atención la velocidad?

-Son deportes totalmente diferentes. A mí, el motocross me gusta muchísimo más, no sólo practicarlo, incluso para verlo, las carreras tienen más acción, son más divertidas. En las de velocidad, si no hay una batalla, son un poco aburridas para mí. En el motocross siempre pasa algo, son más emocionantes. Además de eso, la sensación de saltar, de ir rápido por sitios complicados me gusta.

-¿Conoce a Marc Márquez? Le sigue en las redes sociales.

-Sí, como yo también soy piloto de Red Bull España nos encontramos varias veces, también con Dani Pedrosa y nos lo pasamos genial.

-Marc también se defiende sobre arena…

-Lo he visto y no va mal, le da bien, muy bien, para ser un piloto de MotoGP. Porque al final no es lo suyo, pero muy bien.

-¿Cree que usted lo haría bien en un circuito? Porque si tiene buena mano para las motos…

-Si me subo a una MotoGP lo podría hacer bien. Al final es andar en moto, es diferente, sí, pero probé una MiniGP hace seis o siete años, con Sete Gibernau, que me invitó, y fue una experiencia brutal . Me lo pasé súper bien, es mucho más divertido de lo que creía y me lo pasé genial, pero aun así me gusta más el motocross.

-Los pilotos de MotoGP entrenan con motocross, dirt track… ¿Cómo entrena un piloto de motocross?

-Nos preparamos muy bien físicamente, con la bici, correr, gimnasio, y después entrenamos mucho en moto. No hacemos otra modalidad de motor.

-¿Es más fino el pilotaje del motocross?

-Diferente, es difícil saber. Llegar al nivel de Márquez, por ejemplo, es complicadísimo. Son dos deportes distintos y cada uno tiene su propia técnica.

-¿Es más peligroso un salto de los suyos rodeado de pilotos o una curva a 180 km/h por hora?

-Se trata de una pregunta bastante complicada, porque yo nunca tuve la sensación de ir a 180 en una curva. No podría decir.

-Pero los saltos dan vértigo…

-Si tienes todo bajo control, te parece todo normal. Vamos mucho en la moto de cross y no nos da nada miedo saltar, o pensar en el aire lo que pueda pasar. Estamos muy acostumbrados a esto. Estamos habituados, es normal para mí.

-¿En Motocross los circuitos son tan distintos y tienen tanta importancia como en MotoGP?

-Todos los circuitos son muy diferentes entre sí, desde el tipo de terreno, el trazado. En cada circuito necesitas cambiar el estilo. Si está duro ir más suave, por ejemplo. Tienes que adaptarte muy bien para ir rápido. Y seguro que algunos circuitos le van mejor a uno que a otro, pero si eres un piloto ganador te da igual.

-¿Cuál es tu estilo?

-Soy un piloto bastante fino, piloto mucho de pies, y con los pies en la estribera, no los saco en las curvas. No soy muy agresivo, un poco de la nueva escuela, por decirlo de alguna manera. Mi estilo es más moderno que el de otros rivales, que tienen una forma un poco más antigua.

-¿Va cambiando el estilo?

-Sí, se inventan cosas nuevas cada año. Y salen estilos distintos. Un año está de moda ir con los pies en las estriberas, otro plegar la moto en el aire…

-¿Cómo lleva que digan que usted es el Messi o el Márquez del Motocross?

-Márquez y Messi llegaron ya a lo más alto, yo todavía estoy en el proceso de llegar. Me queda mucho recorrido por delante.

-¿Siente el peso de ser el primer gran campeón español de este deporte?

-No tengo nada de presión por esto. Siempre intento hacer lo mejor posible y trato de no defraudar a nadie.

-¿Da tiempo a disfrutar mientras se compite?

-Lo pasas bien, pero al final en las carreras estás para ganar y muchas veces te olvidas de disfrutar un poco. Estás muy centrado en competir y hacer una buena carrera. El objetivo cada vez que sales a pista es llegar primero a la meta. Con la presión que uno mismo se pone para hacerlo bien, sí disfrutas, pero de forma diferente. Entrenando se disfruta más. Pero si haces una buena carrera te vas contento a casa y es el mejor sentimiento.

-¿Cómo de famoso se considera? Dónde le conocen más: Galicia, Bélgica, Italia…

-Dentro del motocross me conoce mucha gente, pero fuera de esto aún no soy tan conocido como para que me paren por la calle.

-¿Cuál es el país más apasionado?

-Si corro en España noto que me conocen, y me paran mucho en Suramérica. Son muy aficionados y allí me siento como en casa.

-¿Dónde vive ahora?

-Ahora estoy en Italia, dentro de la estructura oficial de KTM, ahora estoy en la parte italiana. Y entreno en Roma.

-¿Morriña de Galicia?

-Al principio era complicado, los dos primeros años echaba mucho de menos lo que es estar en casa, ir a Galicia y estar con la familia. Pero al final nos movimos a Bélgica con un motivo y lo aceptas. Fue decisión de todos, así que lo hicieron por mí. Echo de menos Galicia, aunque no me da tiempo a volver a casa, con todas las carreras y entrenamientos no encontramos tiempo libre.

-Viajes, entrenamientos… ¿cuándo desconecta?

-Como pasa en MotoGP,. no hay mucho tiempo entre viajes y competiciones para hacer otras cosas. Y lo poco que te queda lo usas para descansar, que es muy importante en este deporte.

-¿Qué tal se lleva con su hermana? Ella también tuvo que dejar su casa muy jovencita…

-A ella sólo le gusta el motocross cuando yo compito, la verdad. Nos llevamos muy bien. Sé que hizo un sacrificio muy grande por mí al irse a vivir a un país totalmente diferente. Se lo agradezco mucho a ella.

-¿Va en moto por la calle?

-No uso la moto por una razón: porque no tengo carnet, todavía me lo tengo que sacar. Para las carreras no hace falta.

-¿Todos los pilotos de su campeonato pueden vivir bien del motocross?

-Si eres bueno, bueno, bueno, de los cinco primeros, entonces sí puedes vivir de esto. Si no, tienes que ir buscándote la vida un poco participando en otros campeonatos, no sólo en el Mundial, y tratar de hacer dinero en pruebas más pequeñas. Es complicado, sólo los buenos pueden vivir de esto.

-¿Su padre le acompaña o ya no te nivel para seguirle el ritmo?

-Viene a todos los entrenamientos, siempre me aporta mucha información Él me vio crecer y sabe dónde puedo mejorar, así que es el mejor entrenador que puedo tener.




Fuente: La Razón

Comentar

Click here to post a comment