El Hormiguero
vivió una noche muy especial gracias a la visita de Jordi Évole. El catalán visitaba a Pablo Motos solo cuatro días después de las elecciones Generales, pero la gran noticia de la noche sería otra. Évole anunció en exclusiva que abandona

Salvados
, pero aclara que el programa de
La Sexta

continuará sin él.

La noche comenzaba con las esperadas valoraciones acerca de los resultados electorales del pasado 28A, de los que dijo “estar orgulloso porque España ha conseguido que la extrema derecha no entre en el Gobierno”, pero aclara que el “que haya metido la patita ya es peligroso” para todos.





‘El Hormiguero’: Jordi Évole quiso dar la noticia en exclusiva a Pablo Motos
(Atresmedia)

Antes de anunciar la gran noticia hubo tiempo de comentar su entrevista con el Papa Francisco. Jordi Évole explicó que hubo una negociación con El Vaticano porque pidieron que el periodista fuera solo, sin su equipo. Finalmente, la entrevista se produjo con toda normalidad y fue noticia en todo el planeta.

Tras 11 años, el periodista explicó que la entrevista con el Papa fue el punto de inflexión que le llevó a tomar la decisión. “Es el programa de mi vida”, comenzaba diciendo, “pero ha llegado el momento de dar un revelo y a partir de la temporada que viene yo no presentaré Salvados. Quiso añadir que le encanta la idea de que lo pueda presentar y disfrutar otra persona.






El catalán no quiso anunciar el nombre del presentador que le sustituirá en el programa de La Sexta
: “Quiero decirlo en su momento los dos juntos”. Aunque abandone, no quiere decir que deje la televisión, Évole continuará en Atresmedia con otro proyecto que ya está preparando.

El invitado de la noche en El Hormiguero quiso hacer otra confesión durante la charla. Explicó que sufre una rara enfermedad que le hace caerse al suelo cada vez que se ríe a carcajadas. La cataplexia, así se llama, está relacionada con la narcolepsia, por eso provoca el fallo en los músculos. Por suerte, aclaró que no es grave y que dejar de presentar Salvados “no tiene nada que ver” con su problema médico.









Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: