La pareja formada por el futbolista del Betis Joaquín Sánchez y el extenista Juan Carlos Ferrero y la integrada de otro jugador verdiblanco, Marc Bartra, con otro extenista, David Ferrer, protagonizaron este martes en Sevilla un particular partido de tenis en el que se vio que cada deportista destaca en su especialidad.

El partido, organizado por una empresa de seguros en el Centro de Tecnificación de Tenis Blas Infante, en la capital andaluza, tuvo como protagonista principal a Joaquín, que en su etapa como jugador del Málaga se hizo célebre por una discusión sobre sus habilidades tenísticas con su entonces compañero e internacional brasileño Julio Baptista, y este martes rememoró aquella anécdota portando una cinta en el pelo en la que llevaba inscrito el nombre de «Hulio» (sic).




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: