Hay veces en la vida en las que la realidad toma unos giros inesperados que terminan haciéndola parecer ficción.

Esto es lo que le ha pasado este fin de semana a la actriz Joan Collins, conocida por sus más de 60 papeles en filmes hollywoodienses o por interpretar a personajes como Alexis Carrington en la popular serie Dinastía.

Joan Collins en su papel de Alexis Carrington en la serie ‘Dinastía’
(ABC)






Según informa la BBC, el Cuerpo de Bomberos londinenses acudió el sábado por la noche a sofocar un gran incendio originado en un lujoso bloque de apartamentos en el barrio de Belgravia de la capital británica, que como se sabe ahora es el lugar de residencia de la británica y su esposo.

Tal y como ha dicho la propia Collins, ella y su marido, el productor de cine Percy Gibson, estaban viendo un filme en su domicilio cuando las alarmas de incendio se activaron.


El origen del incendio

Según la policía, el fuego se inició por el reflejo de los rayos de sol sobre un espejo, que terminó prendiendo sobre cortinas y toallas

Al parecer, un total de diez bomberos tuvieron que acudir a sofocar las llamas que había en el primer piso del bloque, lugar en que, de acuerdo con la versión de la Policía, se originó el incendio por culpa de un espejo que reflejó la luz solar sobre cortinas y toallas.

Horas después, Joan Collins quiso compartir con sus seguidores de Instagram el estado actual de su casa, que ha quedado reducida a escombros.








Por otro lado, quiso agradecer también en Twitter las labores al cuerpo de Bomberos londinense, para terminar destacando a un “héroe” que tuvo un papel fundamental en los hechos también: su marido.

“GRACIAS desde lo más profundo de mi corazón al maravilloso cuerpo de bomberos de Londres, que acudió al aterrador incendio de ayer en nuestro apartamento. Mi héroe Percy había reducido las llamas que consumían todo un muro con el extintor manual”, escribía la actriz.

Ahora, después de que el matrimonio haya sido atendido por los médicos por inhalación de humo y una vez descartado peligro para la salud de todos los afectados, se puede decir que todo ha quedado en un gran susto y que no ha habido que lamentar ninguna pérdida.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: