Javier Fernández no dejar de pensar cómo seguir popularizando el patinaje artístico sobre hielo como lo muestra que entre sus planes de futuro esté expandir por Latinoamérica y Asia, exhibiciones como su Revolution on Ice, el espectáculo de exhibición que combina la música y el patinaje y que hasta ahora ha llevado por toda España.

Fernández explicó en un acto promocional junto a la Clínica Baviera de Madrid, que tiene «muchos proyectos de exhibiciones fuera de España. Y es que señaló que quiere abrirse «un poco al mundo» con el objetivo de realizar estas exhibiciones en zonas de Asía y Latinoamérica.

Se trataría de compaginar el proyecto internacional con el espectáculo ‘Revolution on Ice’, que volverá a diferentes ciudades españolas en los meses de noviembre y diciembre. «Quiero seguir con este espectáculo, quiero seguir todos los años, que siga creciendo. Quiero que disfruten de lo que es y lo que pueden ver, del deporte, de los artistas que traemos para actuar en directo», apuntó.

Que la gente disfrute

Recordó, en este sentido, que se trata de «un espectáculo totalmente diferente para que la gente disfrute y nosotros se lo ponemos a mano de la mejor forma posible».

Sobre su retirada, tras dos campeonatos del mundo y siete de Europa, reconoció que estos nueve meses han sido «un tránsito«, donde pasó de «hacer algo durante 22 años en los que seguía un calendario y un horario, donde solo me preocupaba mantenerme al cien por cien diariamente o cuando tenía entrenamientos o competiciones, a no tener un calendario estimado, tener diferentes días de trabajo y muchos días de viajes».

El patinador madrileño reconoció que se trata de «un cambio al que me estoy acomodando, y tardaré un poco en acostumbrarme al cien por cien porque hace relativamente poco que he dejado de competir, pero me siento a gusto». Más si cabe cuando sigue vinculando al mundo del patinaje.

«El ambiente de las competiciones me gusta, pero lo puedo vivir siempre que yo quiera en cualquiera competición. El competir es otra historia…los nervios es algo que siempre me ha costado un poco, siempre ha sido una batalla para mí. Pero echo de menos los entrenamientos, la rutina, el estar con mis compañeros y mis entrenadores en la pista», añadió.

También se refirió a la posibilidad de entrenar y de tener su propia escuela, aunque por ahora se conforma con seguir «haciendo campamentos de verano, seminarios para intentar ayudar como entrenador a los niños y niñas, doy conferencias y sigo trabajando con patrocinadores».

practicodeporte@efe.com




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: