¿Qué tienen en común Juan José Moreno Cuenca, El Vaquilla, y Carles Puigdemont? Los dos contaron en su día con los consejos y asesoramiento de Jaume Asens, abogado, activista por los derechos humanos y ahora candidato de En Comú Podem a las elecciones generales.

La trayectoria de Asens como defensor de múltiples causas, sobre todo ligadas a movimientos sociales, es larga. Pero desde que el procés independentista está en marcha ha destacado sobre todo por apoyar de forma entusiasta el referéndum del 1-O y luego a los líderes procesados por rebelión. Asesoró a Carles Puigdemont en su huida a Bélgica y el presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, pidió que le representase en el juicio del Tribunal Supremo. Sin embargo, su cercanía al soberanismo no le ha impedido convertirse en el hombre fuerte de Pablo Iglesias en Catalunya y pilotar la candidatura de los comunes al 28-A.





Ahora, su partido quiere “potenciar” su perfil activista, destacar que Asens es más que el asesor de Puigdemont y que lleva a sus espaldas un extenso currículo social. “No vamos a esconder” su relación con el independentismo, aseguran en el comité de campaña de En Comú Podem, “sino ampliar su perfil, que la gente conozca todo lo que ha hecho”.

Las encuestas vaticinan un descalabro de los comunes mientras ERC y PSC suben, los dos partidos con los que los aliados de Podemos se disputan el voto. Afilar el historial activista de su candidato podría atraer electorado de la órbita socialista y blindarle de las críticas de subordinación al independentismo que le llueven desde el bando constitucionalista. O al menos eso consideran en su equipo.


De El Vaquilla, a Xirinacs o el 15-M

Entre las causas abanderadas por Asens, los comunes recuerdan la defensa de El Vaquilla, ya en su última etapa, o de Lluís Maria Xirinacs en el 2005. También su personación en el caso Palau y en el de los papeles de Bárcenas, como acusación particular, así como la defensa de la PAH o el 15-M, entre otros colectivos.

La intención de su partido es presentarlo como un “hombre de consenso”, con capacidad para ejercer de puente entre el soberanismo, Podemos y los socialistas y contribuir así a desencallar el conflicto catalán. Una estrategia similar a la del ex líder de los comunes, Xavier Domènech, durante la campaña autonómica del 21-D, cuando hacía tándem con Elisenda Alamany, ahora compañera de viaje de Ernest Maragall en la lista municipal de ERC. “Tenemos la llave”, la de la gobernabilidad, la que permite decantar la balanza a uno u otro lado en un momento en que los pactos son inevitables, fue el lema de su candidatura. Los resultados del tándem Domènech-Alamany fueron nefastos y los comunes pasaron de 11 a 8 diputados en el Parlament. Se trata, sin duda, de una estrategia arriesgada.






Objetivo: un gobierno de coalición con el PSOE

Los comunes y Podemos se han puesto como objetivo entrar en un Gobierno de coalición con Pedro Sánchez. Se presentan como la garantía de que el PSOE no pacte con Ciudadanos y evitar así un Ejecutivo “al dictado del Ibex-35”. “Queremos avanzar socialmente y también resolver la situación de Catalunya”, afirman en el partido. Para ello necesitarán obtener unos resultados que los sondeos no les otorgan de momento.

La campaña de los comunes arrancará en Barcelona, en el barrio de El Clot. Asens estará arropado por la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau, y otros miembros de la candidatura, como Gerardo Pisarello y Aina Vidal. Iglesias visitará Catalunya una sola vez –estuvo en l’Hospitalet este fin de semana-, y protagonizará el acto central de la campaña, el 24 de abril, junto a Colau, Asens y Alberto. Antes, la portavoz de Podemos, Irene Montero, participará en un acto sobre educación. Colau, en cambio, no viajará a Madrid para centrarse en las elecciones municipales de mayo.

También se espera que Domènech, retirado de la política y con quien Asens mantiene una buena relación, participe de alguna manera en la campaña para mostrar su apoyo a los comunes. Un gesto que no es baladí después de que Alamany y Joan Josep Nuet, que también se ha sumado a ERC, utilizaran la salida de Domènech para cargar contra el partido y se autoproclamaran “herederos” de su corta pero intensa obra política.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: