Cada año en Cataluña nacen unos 600 niños con una cardiopatía congénita, entre el 5 y el 12% de los recién nacidos. De estos niños, el 25 por ciento necesita una intervención quirúrgica. La comunicación interventricular (CIV), la comunicación interauricular, el ductus permeable, la estenosis pulmonar o la coartación aórtica son nombres de las enfermedades más frecuentes. Patologías todas ellas que pueden poner en riesgo la vida de los niños.

La mayoría se diagnostican durante la vida prenatal. Algunas, incluso, pueden detectarse con sólo 12 semanas de gestación y operarse durante la vida fetal desde la semana 20. La clave está en que la persona que hace la ecografía esté bien entrenada y sepa detectarlo. Hace 30 años, la mortalidad de los niños con cardiopatías era elevada, hoy, gracias a los avances en el diagnóstico y en el tratamiento la mortalidad, se ha reducido hasta el 1-3%. Para que sea cero, el Hospital Vall d’Hebron ha lanzado la campaña #VHTocaElCorazón, que además de concienciar sobre las cardiopatías infantiles, pretende impulsar la investigación.

La campaña es fruto de la colaboración con la agencia Beagency, cuyo director creativo, Rafa Ferrater, “quería agradecer a Vall d’Hebron el servicio y la calidad humana dedicado a su hija, que sufría una cardiopatía. Para participar sólo hay que entrar en Fracebook o Instagram, buscar el hastag #VHTTocaElCorazón y regalar un like. También se pueden compartir fotografías haciendo un corazón con las manos o donaciones a través de la web tocaelcor.vallhebron.com. Cada año, Vall d’Hebron atiende a 7.000 pacientes y realizan 200 cirugías cardíacas, más de 200 cateterismos y 100 procedimientos de arrítmias.




Fuente: La Razón

A %d blogueros les gusta esto: