Tecnología

Inteligencia artificial para esquivar a los morosos | Tendencias


La expansión de un negocio es un momento crítico para cualquier empresa. Más allá de la moneda al aire en que puede convertirse, los problemas surgen porque se traspasan todas las fronteras previamente conocidas. Proveedores, almacenes, redes de distribución… un sinfín de variables con un signo de interrogación sobre ellas de difícil pronóstico. Con la ayuda inestimable de la computación en la nube, Axesor, una fintech española, ha puesto sobre la mesa un programa para gestionar el riesgo del crédito empresarial a partir de la inteligencia artificial y el big data en tiempo real.

Como explica el director de riesgos de la compañía, Julián Villalba, el salto que ha permitido la tecnología en comparación con los modelos tradicionales es abrumador. “Hasta ahora, la calidad crediticia partía del análisis de los balances empresariales anuales. Con este cambio, tenemos información financiera casi al minuto y podemos emplearla al instante para saber si una operación es factible según las demandas del cliente”, añade. El software que ha desarrollado, solo disponible en versión web, cruza mediante redes neuronales más de 400 variables que se van actualizando a través de machine learning. De esta forma, detecta diferentes patrones de comportamiento y consigue emitir un veredicto sobre el riesgo de crédito de cualquier organización.

Pongamos un ejemplo práctico de la posible utilidad del programa de Axesor con el que ya operan algunas entidades financieras. Un empresario puede tener infinidad de dudas cuando decide ampliar su negocio a otra comunidad autónoma. Para mitigar la incertidumbre, con toda la información que recopila la inteligencia artificial sobre estos nuevos actores –pago de facturas, tiempo de cobro, red de distribución y liquidez, por ejemplo–, la plataforma determina la idoneidad de los candidatos para ser parte estratégica en la expansión de la compañía. “Queremos democratizar servicios y funciones a las que solo accedían grandes corporaciones”, argumenta Villalba.

Desconocemos si la llegada al sector financiero de las fintech logrará los buenos anhelos del director de riesgos de Axesor, pero consultoras como PwC ya han cuantificado el impacto que pueden suponer para las entidades tradicionales. Tal y como refleja el Informe Fintech 2017, hasta el 24% de sus ingresos estarían comprometidos, especialmente en aquello relacionado con los créditos personales y la financiación a particulares. “El efecto disruptivo de estas compañías está redefiniendo el modelo de negocio de las financieras clásicas, sobre todo en la integración de las nuevas tecnologías, la manera de trabajar y resolver problemas y al establecer relaciones y dirigirse a los clientes”, argumenta Raquel Garcés, consultora de PwC.

El camino emprendido por Axesor suena muy similar al puesto en marcha por las aseguradoras y el internet de las cosas: a partir de una nueva solución tecnológica, personalizar los servicios para ofrecer un producto más barato y ajustado a las necesidades de los clientes. Como razona el propio Villalba, la importancia de la innovación en tecnología no solo ha de quedarse en el valor que tiene por sí misma, sino en la externalización de servicios antes provistos por unas pocas empresas privilegiadas. “Los ejemplos reales y cotidianos nos llevan a entender que los bienes evolucionan según las demandas de los usuarios; y cada vez piden más que solo se ajusten a sus requisitos”, zanja.

Para cualquier organización, el acceso al crédito resulta capital de la misma forma que lo es recibir los pagos en tiempo y forma. No se trata de un asunto menor si miramos las cifras arrojadas por el Banco de España con respecto a la morosidad bancaria el año pasado, que la sitúan en el 7,8%, casi unos 98.000 millones de euros. La unión del big data con la inteligencia artificial lucha por evitar al máximo el riesgo de vernos ante un impago que haga tambalear la viabilidad económica de nuestra empresa. Axesor no tiene la intención de convertirse en el cobrador del frac, sino en una fintech que garantice, si es que esto es posible, con quién aliarnos para esquivar las malas compañías.

‘Open data’ accesible para el sector financiero

El Banco Sabadell, apoyado por su venture builder, Innocells, ha puesto en marcha el portal público de datos abiertos más amplio del sector financiero español: Kelvin Atlas. Desde la propia entidad aseguran que permitirá a cualquier usuario conocer en detalle dinámicas económicas, comerciales y turísticas mediante un mapa interactivo. “Gracias al uso de datos totalmente anónimos y protegidos, podemos saber la evolución del consumo en cualquier territorio”, explican desde la organización. La intención del banco es ofrecer una herramienta que aporte una fotografía actualizada para conocer cuáles son los sectores más activos en una región o en qué áreas de una ciudad se concentra la mayor actividad empresarial.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment