Entre otros ingredientes -los esperados y los inesperados- la moción de censura al gobierno de Sánchez ha tenido el del promotor de la iniciativa, Vox, haciendo presente en el Congreso de los Diputados el nombre de cada una de las víctimas de la banda terrorista ETA. Para Abascal, esta enumeración era y es, en sí misma, una razón poderosísima para el reproche y el derribo del presidente Sánchez.

No están los tiempos que corren para golpes de efecto, ni para que tal o cual grupo parlamentario se saque de la chistera un conejo, o un as de la manga, con el fin de encandilar a la audiencia que mira, a ratos y con cierta exasperación (también incredulidad), lo que sucede en la Carrera de San Jerónimo. Pero aquí estamos ante algo más.

Resulta ciertamente lamentable que, aún en 2020, existan partidos que justifiquen o atenúen el dolor infinito que sembró durante tantas décadas una banda de desalmados. Y resulta estremecedor, por añadidura, que quien tiene la responsabilidad de gobernar la nación mantenga algún tipo de actitud complaciente con quienes toman los sillones de Bildu, entre otras razones porque hay innumerables familias que esperan todavía el resarcimiento de los tribunales: todas ellas vieron a hermanos o hijas o padres o sobrinos tiroteados, heridos y mutilados por la sanguinaria ETA. Fueron a los cementerios y aún lo hacen.

El homenaje de Vox, por tanto, ayer, hoy y mañana, venga de la mano de quien venga, no puede sino celebrarse. Somos un país centenario. No podemos tolerar que los libros de historia se escriban en España desde la equidistancia. Victimas y victimarios están en las antípodas. Lo han estado y lo estarán. Y, más allá de la justicia y el perdón, de la dignidad y la acción de los tribunales, nunca estará de más recordar a aquellos que dieron su vida para que, quienes hoy disfrutamos de nuestro sistema de libertades, podamos seguir haciéndolo y nos veamos incluso en la obligación moral de reforzarlo. Los enemigos y los tibios, invariablemente porque les une la cobardía, están al acecho.

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = «https://connect.facebook.net/es_ES/all.js#xfbml=1&version=v2.8&appId=facebook-domain-verification=7x64vyzvloagz1ih1kv7opapi1hp5z»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));




Fuente: Estrella Digital

A %d blogueros les gusta esto: