Portada

Inés Arrimadas e Irene Montero agudizan sus diferencias en ‘Salvados’


Inés Arrimadas e Irene Montero se han visto las caras este domingo en el programa

Salvados
de La Sexta. Jordi Évole ha reunido a dos figuras con diferencias ideológicas
evidentes para abordar la realidad política, pero también aspectos personales y de carácter social como la burbuja del alquiler, la subida del salario mínimo o la gestación subrogada.

Como la noche y el día, las dos portavoces, número 2 de sus respectivos partidos, han abordado las distintas temáticas presentadas por el periodista catalán, evidenciando su falta de sintonía en la mayoría de cuestiones.


La cuestión catalana, el foco de confrontación más evidente






Uno de los elementos de mayor confrontación ha sido la situación en Catalunya. Sobre el juicio del ‘procés’, Arrimadas ha expresado que le sorprende que por ser políticos “les queramos dar algún tipo de privilegio”. Por su parte, la portavoz de Unidos Podemos se ha posicionado a favor del diálogo en Catalunya: “Yo hablaría hasta con el mismísimo Diablo”, ha expresado.

La líder del partido naranja en Catalunya ha afirmado que lo que sucedió en octubre de 2017 en Catalunya“fue un intento de golpe de Estado, aunque no llegara a producirse”. Mientras, Irene Montero ha rechazado la afirmación de su homóloga, asegurando que habría que “bajar el nivel de demagogia con este tema porque un golpe de Estado es algo muy serio”.

La diferente percepción de la realidad política también ha quedado patente a la hora de valorar la crisis en Venezuela. Según Arrimadas, lo que está sucediendo en el país con Juan Guaidó no es un golpe de Estado. Por contra, en este caso, para Montero, sí.






La “traición” de Errejón

La portavoz de Unidos Podemos también ha sido contundente a la hora de valorar la “traición” de su antiguo compañero de partido. “Errejón nos engañó. Hace tiempo que ahí no hay amistad”, ha explicado tras su integración en la candidatura de Más Madrid.


Extremoduro, el nexo de unión entre ambas

Ambas políticas afrontaban el encuentro mostrando un tono dialogante y cordial, predispuestas a protagonizar una conversación pausada y constructiva. El detalle anecdótico de sus respectivas posiciones respecto a las cámaras, sin embargo, ya anunciaba sus dificultades para ponerse de acuerdo desde el principio. Y el cara a cara ha ido adoptando un tono de crispación a medida que se iban poniendo temas sobre la mesa.

En el océano que separa a las dos protagonistas, uno de los pocos aspectos en los que han coincido ha sido en sus gustos musicales. Ambas políticas se han declarado seguidoras de Extremoduro, lo que ha servido para plasmar nuevamente sus diferencias respecto a su percepción del concepto de libertad de expresión.






Salvados

“No vamos a gobernar juntos nunca en la vida”

Más allá de sus discrepancias ideológicas, Montero y Arrimadas también han expuesto sus distintos puntos de vista en la aplicación de las políticas sociales. Respecto al problema de la vivienda y la burbuja inmobiliaria, por ejemplo, Montero ha asegurado que “hay que limitar el precio del alquiler para pinchar la burbuja”. Arrimadas, por su parte, ha ironizado sobre la postura de la número dos del partido morado: “Me gustaría ser de Podemos por un día para saber lo que se siente diciendo cosas tan sencillas”.

En el constante cruce de acusaciones a lo largo del programa, dos de las mujeres más influyentes del panorama político español han terminado coincidiendo en la imposibilidad de formar un hipotético gobierno después de las elecciones: “No vamos a gobernar juntos nunca en la vida”.

No es la primera vez que Jordi Évole consigue reunir a dos perfiles diametralmente alejados políticamente. De hecho, los líderes de Ciudadanos y Podemos, Albert Rivera y Pablo Iglesias, respectivamente, ya se encontraron en el formato para poner sobre la mesa sus posiciones en 2015.








Fuente: LA Vanguardia

Comentar

Click here to post a comment