Salida del coche de Iñaki Urdangarin de la prisión de Brieva. RAÚL SANCIDRIÁN (EFE) | VÍDEO: ATLAS

Iñaki Urdangarin ha salido este jueves a las 8.58 de la cárcel de Brieva (Ávila) para cumplir su primer día de voluntariado en el Hogar Don Orione de Pozuelo de Alarcón (Madrid), dedicado al cuidado de discapacitados, según han informado a EL PAÍS fuentes penitenciarias. Se trata de la primera salida de la cárcel del marido de la infanta Cristina desde que ingresó el 18 de junio de 2018 para cumplir una condena de 5 años y 10 meses de prisión por el caso Noós.

Instituciones penitenciarias ha autorizado que un vehículo recoja a Urdangarin en el interior del recinto, algo que evita la imagen de su salida de presión, para trasladarlo hasta el centro donde realizará el voluntariado. Debe recorrer 103 kilómetros, por lo que se calcula que llegará a la localidad madrileña sobre las diez.

Urdangarin, que desde junio de 2018 cumple los cinco años y 10 meses de condena que le impuso el Tribunal Supremo, repetirá estas salidas de ocho horas diarias dos veces a la semana después de que el juez de Vigilancia Penitenciaria 1 de Castilla y León, Florencio de Marcos, las autorizase este martes. Lo hizo en contra del criterio de Prisiones y la Fiscalía, que consideran que el riesgo de reincidencia del marido de la infanta es aún “medio-alto”. En su auto, el magistrado sustentó su decisión en la situación de aislamiento que, también por seguridad, cumple su pena Urdangarin: en un módulo sin otros reclusos.

El magistrado sustenta su decisión al amparo del artículo 117 del Reglamento Penitenciario, que permite a los reclusos en segundo grado con “baja peligrosidad social” “acudir regularmente a una institución exterior para la realización de un programa concreto de atención especializada, siempre que este sea necesario para su tratamiento y reinserción social” y que no se adviertan riesgos de quebrantamiento de condena. Este artículo se ha aplicado en los seis primeros meses de 2019 a 263 reclusos, según fuentes penitenciarias.

Urdangarin es el único recluso del módulo masculino de la cárcel de Brieva, en la que ingresó tras hacerse firme la sentencia por el caso Nóos de corrupción. Instituciones Penitenciarias, que tenía potestad para cambiarle de centro, decidió mantenerlo en Brieva por motivos de seguridad, pese a que en esa prisión carece de relación con otros reclusos y su vida social se limita a las visitas de sus familiares. “La situación de aislamiento como forma de cumplimiento en la cual se encuentra el recurrente no es fruto de su elección, sino decisión de la autoridad penitenciaria. No es la voluntad de los internos la que determina el centro penitenciario de cumplimiento, pronunciamiento que, de nuevo, corresponde a la Administración”, recuerda el juez De Marcos en un auto insólitamente extenso (22 folios).




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: