En la Plaza Europa de Lausana, bajo el Gran Puente, lejos de los estadios, el sueco Armand Duplantis reafirmó su condición como nuevo rey de la pértiga y su imparable momento, de nuevo por encima de los seis metros, con 6,07; incontestable incluso para un notable Sam Hendricks para sumar en la citada localidad suiza, en la Liga Diamante, su duodécimo triunfo seguido del año.

Hasta el final, incluso, con una impecable acumulación de saltos hasta entonces (superó a la primera cada uno de los retos hasta que probó con los 6,15 metros), rebuscó mejores marcas. El récord del mundo está en 6,18. También es suyo, el pasado febrero en pista cubierta en Glasgow. Este miércoles al aire libre intentó el 6,15 con un último salto. No lo logró. Se quedó en los 6,07 metros.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: