Marzo de 2019: Pablo Iglesias apareció lesionado en una nueva pieza del caso Villarejo en el que se investiga el robo del celular de un exasesor de Podemos. Una causa que desde entonces no ha dejado de dar vueltas y que llevó a la petición ante la Corte Suprema de investigar al mesurado vicepresidente segundo del gobierno por diversos delitos, entre ellos una denuncia falsa.

Esta decisión representa otro paso importante en la investigación que lideró el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 del Tribunal Nacional, Manuel García Castellón, que pasó por las siguientes fases:

VÍSPERA DE LA 28 ° ELECCIÓN: INICIO DEL NEGOCIO

27 de marzo de 2019: Un mes antes de las elecciones generales del 28 de abril, sabemos que el juez está investigando la aparición de la copia en una «llave USB» de la tarjeta de memoria del móvil de la exasesora de Podemos Dina Bousselham entre los documentación El excomisionado José Villarejo intervino tras su detención en 2017.

Esta nueva pieza secreta del caso Tándem, la número 10 y que fue bautizada como Dina, se desvela ese día por la comparecencia ante el juez superior de Podemos, Pablo Iglesias, que también accede a aparecer como lesionado por este robo. . que el ex consejero. Ambos comparten la misma abogada de Podemos, Marta Flor Núñez.

A las puertas de la Audiencia Nacional, Iglesias, que unos días antes había reaparecido en un acto electoral mediático tras su baja por paternidad, manifestó su compromiso de «limpiar nuestra democracia de la basura».

VILLAREJO, DIPUTADO PRINCIPAL

28 de marzo de 2019: El excomisionado José Villarejo testifica al día siguiente de que Iglesias lo hiciera en otra parte del caso, pero el juez aprovechó para interrogarlo sobre Dina.

Al final de la comparecencia, su abogado, Antonio José García Cabrera, declaró que lo ocurrido con el móvil del exasesor «es un asunto interno y no una operación política, como se ha publicado».

Para probarlo, Villarejo confiesa al juez que los datos del teléfono móvil de Dina fueron obtenidos del exdirector de «Interviú» Alberto Pozas, lo que le costó su acusación y su renuncia como director general de la ‘Información Nacional de Moncloa.

4 de abril de 2019: Iglesias y Bousselham piden protección como víctimas de delitos y que se aclare si el editor de «OKDiario» podría incurrir en delitos de descubrimiento y revelación de secretos, cuando capturas de pantalla del celular robados aparecen publicados en este medio.

10 de abril de 2019: Iglesias solicita la imputación del director de «OkDiario», Eduardo Inda, al considerar que el robo del teléfono móvil y la difusión de parte de su contenido podría estar «enmarcado en una presunta orden del gobierno del PP para dañar resultados electorales de Podemos «en 2016.

DEVOLVER LA CAUSA

8 de abril de 2019: Alberto Pozas declara como imputado y admite que él y el subdirector de «Interviú», Luis Rendueles, entregaron a Villarejo una «memoria USB» con copia de la tarjeta de memoria, que llegó a la redacción. de este semanario de forma anónima.

El original fue entregado al presidente del Grupo Zeta, Antonio Asensio, quien a su vez, como dijo el propio Iglesias, confirmó como testigo que lo entregó al jefe de Podemos el pasado 20 de enero. 2016. Según los dos, el mapa funcionó y el actual vicepresidente pudo ver su contenido en una oficina del Grupo Zeta.

VERSIONES CONTRADICTORIAS

Tras una serie de trámites, la fiscalía anticorrupción y el juez valoraron las contradicciones en las declaraciones de Iglesias y la exasesora. Principalmente, que la tarjeta le fue entregada a Dina meses después de que Iglesias la recuperó y se estropeó cuando se suponía que estaba en buen estado, así que la citan nuevamente.

18 de mayo de 2020: Sigue vigente el estado de alerta, declara Dina por segunda vez y explica que cuando Iglesias le entregó la tarjeta móvil en junio o julio de 2016, ya estaba dañada y dice que estaba dañada. fue a una empresa para recuperar los archivos, pero fue imposible. También dijo que no sabía por qué el jefe de Podemos tardó seis meses o más en entregarlo.

También admitió, como atestigua un informe policial, que las capturas de pantalla del móvil publicadas en «OkDiario» fueron tomadas por ella y admitió que podía enviárselas a otras personas.

Por tal motivo, la fiscalía y el juez concluyeron que Villarejo no debió ser la fuente de este medio, pero sí pudo haber sido «la propia Dina directamente oa través de alguna de las personas a quienes Se reenviaron estas capturas de pantalla «, que lo reenvía a la publicación.

REGRESO CON ESTADO LESIONADO

Ante estas contradicciones, la fiscalía consideró que Iglesias no podía quedar tan agraviado en el caso y propuso al juez retirar esta condición y volver a citar a Bousselham para precisar contra quién iba a interponer la acción penal o contra quién, en su caso, concedió el perdón.

25 de mayo de 2020: El juez retira la condición de herido, pero rechaza «apresuradamente» la propuesta de citar a Bousselham para indicar si concede el indulto a Iglesias.

Para el juez, el comportamiento de Iglesias, ocultando la tarjeta que había recuperado de su exasesor durante meses, fue «incompatible con la dimensión» que pretende darle a este robo de «injerencia política» y atribuible a la llamada «policía patriótica».

29 de mayo de 2020: Dina, en un intento de darle la vuelta a la situación, envía una carta en la que exonera a Iglesias del daño hecho a la tarjeta de memoria del móvil y señala que, cuando se lo entregó después de recogerlo, funcionó. porque podía revisar el contenido de su teléfono, pero dejó de hacerlo.

19 de junio de 2020: El juez pide al exasesor que deje de compartir abogado con Iglesias, «ante un conflicto de intereses efectivo». Finalmente, se quedó con el abogado de Podemos, mientras que Iglesias nombró a Raúl Maillo como abogado en su recurso de apelación contra su expulsión del caso ante la sala penal.

EL ABOGADO, VINCULADO CON UN ABOGADO EN EL CASO

La polémica ha sido una constante en este caso y se ha visto agravada por la publicación de un chat de los abogados de Podemos en el que plantearon una supuesta relación personal entre uno de los fiscales, Ignacio Stampa, y la abogada Marta Flor.

La consecuencia inmediata fue la apertura este verano de una investigación por parte de la Fiscalía, primero en el ámbito disciplinario y luego en el ámbito penal, para determinar si Stampa pudo haber revelado información confidencial sobre el caso al abogado.

Pero también llevó al fiscal jefe anticorrupción, Alejandro Luzón, a optar por reemplazar a los dos fiscales del caso en un polémico interrogatorio: el de José Manuel Calvente, un abogado licenciado de Podemos que ha otro caso paralelo contra la parte en otro tribunal.

CALVENTE DECLARA … Y EL JUEZ AMPLIA LA INVESTIGACIÓN

10 de septiembre de 2020: El magistrado llamó a Calvente como testigo luego de calificarlo como una «puesta en escena» del caso Dina, término que repitió en su declaración, donde dijo que este caso siguió una estrategia. El voluntario del partido en el que dirigía Pablo Iglesias coludió con otros miembros de la cúpula.

Una declaración que motivó, por un lado, al juez a deducir testimonios para investigar las amenazas que Calvente dijo haber sufrido y, por otro, a extender la causa a los delitos de simulación de delito grave y denuncia falsa o fraude. procesales, algunas en las que el magistrado cree que Iglesias pudo haber incurrido.

CONVOCATORIA DE LA ATENCIÓN DE LA SALA PENAL AL ​​JUEZ

16 de septiembre de 2020: El caso da otro giro para Iglesias cuando la sala penal de la Audiencia Nacional lo devuelve al estado de herido en un automóvil en el que da una señal de alarma al magistrado del caso.

Luego, la Sala dijo que no había evidencia para sustentar las hipótesis alternativas del juez sobre el robo y le advirtió que no era su responsabilidad investigar asuntos no relacionados. la causa, como si Iglesias hubiera estropeado la tarjeta o no, sino que en su caso sería competencia de otro órgano judicial.

TORRE DE LA CORTE SUPREMA

7 de octubre de 2020: Recibida la advertencia, el magistrado movió una ficha. Demandó al ex comisionado José Villarejo; el ex director de la revista «Interviú», Alberto Pozas; y el periodista Luis Rendueles; y solicitó a la Corte Suprema que investigue a Iglesias por el descubrimiento y revelación de secretos, agravados por sexo, daño informático y denuncia falsa o delito simulado.

Lo hizo en una severa carta donde acusa a Iglesias de haber utilizado de manera fraudulenta la causa al construir una historia frente a la opinión pública y su electorado en la que aparecía como «víctima de un hecho que sabía que no existía». como «víctima de persecución política», poco antes de las elecciones de abril de 2019.

Los eternos altibajos de este caso llegan así a la sala de lo penal del Tribunal Supremo, que ahora debe decidir si abre o no un caso contra Iglesias; la cuarta vicepresidenta del Congreso, Gloria Elizo; los abogados de esta formación Marta Flor y Rául Carballedo; Dina Bouselhan y su pareja Ricardo Dasaferreira.

Nieves Albarracín y Míriam Mejías

Has leído Iglesias y el asunto Dina: «heridos» al borde de la acusación | Política

A %d blogueros les gusta esto: