El 2020 ha sido un año malo para todos los sectores, en especial el aéreo. La compañía British Airways, que con la mayoría de los aviones en tierra y los potenciales pasajeros confinados ha perdido cada día 20 millones de libras (unos 22,4 millones de euros), ha sacado a la venta este lunes vajillas, pantuflas y trolleys como los usados a bordo. La idea es hacer sitio para una nueva línea de productos corporativos y, de paso, hacer caja en un momento en el que casi nadie viaja.

Hace unos meses, la aerolínea vendió millones de libras en obras de arte de su propiedad para darles oxígeno a unas finanzas ya afectadas por la pandemia. En junio dijo que pondría a la venta al menos 10 piezas, incluidas obras de Damien Hirst, para recaudar fondos. Y anunció también que recortaría su plantilla en 12.000 puestos de trabajo, aunque luego se rebajó la cifra de partida. Ahora, a través de su sitio web, abre un singular mercadillo navideño en el que se pueden encontrar también las mantas y las copas de champán con los que consiente a sus pasajeros de primera clase.

IAG, la propietaria de British, reemplazó al director general de la compañía en octubre, antes de advertir que la caída de los viajes se había agudizado y que estaba reduciendo aún más su programa de vuelos de invierno. Antes habían informado de que sufría una pérdida trimestral de 1.300 millones de euros.

Con la venta de los productos por Internet, la compañía asegura que los compradores tendrán la oportunidad de adquirir un «pedazo de historia» de la flota de los jumbo Boeing 747. “Esta es una increíble oportunidad única para que las personas lleven la magia de volar con British Airways a sus propios hogares”, ha asegurado la directora de marca y experiencia del cliente, Carolina Martinoli, en un comunicado.




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: