Que no cunda el pánico. Ibuprofeno, paracetamol y omeprazol seguirán pudiéndose comprar en las farmacias españolas sin receta. Eso sí, en las presentaciones que, desde la Ley del Medicamento del 90, está permitido hacerlo sin necesidad de prescripción médica. Para resumir: 400 gramos en el caso del ibuprofeno, 20 miligramos en el caso de omeprazol y 600 en el del paracetamol (o el del un gramo si la presentación tiene menos de 10 comprimidos).

Si bien esta normativa está vigente desde hace más de 20 años es cierto que su cumplimiento era bastante laxo en la mayoría de oficinas de farmacia, como puso en evidencia una investigación llevada a cabo el año pasado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) con el ibuprofeno, pues en la totalidad de las boticas visitadas (un total de 100 farmacias de diez ciudades diferentes de nuestro país) dispensaron la presentación 600 mg. sin receta cuando ésta es necesaria.

Ante esta situación y, de la misma forma que sucedió hace años con los antibióticos (cuando también era relativamente fácil adquirirlos sin prescripción médica), varios colegios oficiales de farmacéuticos han puesto en marcha campañas de concienciación para tratar de poner fin a esta situación y cumplir con la legislación al respecto con estos tres principios activos y con otros cuyo uso se ha popularizado mucho en los últimos tiempos y de los que en muchas ocasiones se hace un mal uso. Y es que, por ejemplo, y como advierten desde el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (Cgcof), «el omeprazol no es un protector gástrico sino que su acción indicada es frente al ardor de estómago (en la posología de 20 mg.) o la úlcera gástrica, (en el caso de la de 40 mg.) y como tal debe ser empleado», explica Iván Espada, responsable del Área de Información de Medicamentos del Cgcof.

Porque, por muy familiarizados que estemos con su consumo, no hay que perder de vista que se trata de fármacos y que, por tanto y como tales, no están exentos de riesgos, aunque en estos casos sean menores. De hecho, por ejemplo, la Agencia Española del Medicamento (Aemps) advierte de que las dosis iguales o superiores a 2.400 mg. al día de ibuprofeno, (es decir, cuatro comprimidos de 600 mg.) están contraindicadas en pacientes con enfermedades cardiovasculares graves.

También hace dos años, y después de comprobar que se estaba produciendo un traslado del uso por parte de los usuarios del paracetamol de 650 mg. al de un gramo, la Aemps revisó en qué casos sería necesario presentar receta, o no, según su indicación pues «en función de ésta un analgésico puede utilizarse para procesos dolorosos como una jaqueca o para la artrosis, en cuyo caso se requiere de un seguimiento médico. La necesidad de receta no va tanto por el riesgo de toxicidad del fármaco como con esta necesidad de seguimiento de la patología que trata», explica Espada.




Fuente: La Razón

A %d blogueros les gusta esto: