International Airlines Group (IAG), formado por las aerolíneas British Airways (BA), Iberia, Vueling, Aer Lingus y Level, perdió durante el primer semestre del año 3.806 millones de euros, frente a los 806 millones que había ganado un año antes, arrastrado por las restricciones al tráfico aéreo impuestas por todo el mundo para contener el COVID-19.

La mayoría de las aeronaves del Grupo permaneció en tierra en el segundo trimestre y se mantuvo una mínima programación de vuelos de pasajeros para viajes esenciales y repatriaciones.

Según ha informado la compañía a través de un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en el segundo trimestre se operaron 1.875 vuelos de carga adicionales en el segundo trimestre para transportar equipos críticos y suministros esenciales.

Ademas, se implementaron procedimientos operativos adicionales para proteger clientes y personal, lo que incluyó el uso de mascarillas y labores de limpieza adicionales y se reforzó la liquidez con acciones como el acceso a la financiación del Instituto de Crédito Oficial (ICO) de España o la Coronavirus Corporate Finance Facility (CCFF) del Reino Unido. Además, se amplió la Línea de Crédito Renovable de British Airways y se acordaron y formalizaron créditos puente adicionales a un año para aeronaves en el segundo trimestre.

También se firmó una renovación plurianual con American Express el 24 de julio, incluyendo un pago de 830 millones de euros, correspondiendo una parte significativa de los mismos a una compra anticipada de Avios.

Los costes operativos en efectivo del segundo trimestre se redujeron hasta 205 millones de euros a la semana

En este sentido, abril y mayo se situaron ligeramente por debajo de lo previsto inicialmente, con 195 millones de euros a la semana, a pesar de los costes adicionales que ha supuesto operar vuelos exclusivamente de carga.

IAG ha informado de que se ha aplazado la entrega de 68 nuevas aeronaves prevista entre 2020 y 2022 y se han retirado anticipadamente algunos aviones con más años de servicio, incluyendo 32 Boeing 747 y 15 Airbus A340-600.

En todo este contexto, IAG espera que la demanda de pasajeros tarde al menos hasta 2023 en recuperar los niveles de 2019 y está reestructurando su base de costes para reducir el tamaño de cada aerolínea, realizando consultas locales según es requerido.

Asimismo, han señalado que continúan activamente las conversaciones con Globalia con respecto a una posible reestructuración de la adquisición de Air Europa, teniendo en cuenta el impacto de la pandemia del COVID-19. Cualquier transacción acordada quedaría sujeta a autorizaciones regulatorias.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: