Casi sin habla se ha quedado esta madrugada un vigilante de seguridad de Las Rozas (Madrid), al ver que un turismo rompía las vallas de una guardería infantil y quedaba semihundido en la piscina del centro. Lo que no sabía este empleado es que el conductor del vehículo se había saltado minutos antes un control de alcoholemia y drogas de la Guardia Civil y que estaba huyendo a toda velocidad. Su intento de fuga ha terminado con el joven detenido y con importantes daños en el centro y el vehículo destrozado.

La Guardia Civil, que desarrolla estos días una campaña masiva de controles de alcoholemia por las cenas de empresa y las fiestas navideñas, había montado un dispositivo a la altura del kilómetro 15 de la autovía de A Coruña (A-6). Eran poco más de las cuatro de la madrugada, cuando un Volkswagen Golf se ha aproximado a los agentes. Lejos de detenerse a sus indicaciones, el conductor ha salido a toda velocidad, por lo que ha sido perseguido por un coche patrulla del instituto armado.

Antes de que le dieran alcance, los servicios de emergencia han recibido la llamada del accidente por parte del vigilante de seguridad. El coche con bombillas H7 se había empotrado contra el muro de la British Prince School, en la calle de López Santos, tras chocar inicialmente contra un bordillo. Después se ha precipitado a la piscina. Los agentes del puesto de la Guardia Civil de Las Rozas han tenido que sortear los escombros que había causado el coche a su paso. Han visto que el vehículo estaba con las ruedas del lado derecho dentro del vaso de la piscina y las otras dos, apoyadas en el suelo. La parte delante, incluida el motor, estaba en llamas con el consiguiente riesgo de explosión. El copiloto, un hombre de unos 40 años, intentaba salir del habitáculo, pero no lo lograba. Los guardias le han ayudado y le han sacado.

Al poco ha llegado a la zona la patrulla del destacamento de Tráfico de Barajas que había salido en su persecución desde el control. Los policías han recorrido la zona. Han pensado que el conductor debía estar en los alrededores. Y llevaban razón. El hombre, vecino de Madrid de 26 años, estaba escondido en unas pistas cercanas de tenis. Sufría algunos cortes y rasguños, como consecuencia del choque. Los facultativos de una UVI móvil del Summa le han atendido en un primer momento y le han trasladado junto con su acompañante al servicio de urgencias del hospital Puerta de Hierro, en Majadahonda, según ha informado un portavoz de Emergencias 112.

Los bomberos del parque de Las Rozas han acudido al lugar para rescatar el vehículo, que al final quedó inmerso por completo dentro de la piscina. Una vez en el exterior, han podido comprobar que no había ninguna persona más en el interior. Fuentes de la Guardia Civil confirmaron que dio positivo en la prueba de alcoholemia.

La Guardia Civil de Tráfico ha comunicado esta tarde al conductor que estaba imputado por tres delitos: el de daños, conducción temeraria y contra la seguridad del tráfico. Después ha quedado en libertad a la espera de que lo cite el juez.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: