¿Hubo o no hubo violencia durante el Procés independentista catalán? ¿Hubo o no hubo sedición o rebelión? ¿Hubo o no hubo odio durante los episodios que ahora se juzgan en el Tribunal Supremo? Y, ¿fue o no fue siempre pacífico el soberanismo en Catalunya? Estas son algunas de las preguntas que están suscitando las declaraciones de los testigos y que han abierto un gran debate, en el cual ya han participado cerca de 170.000 lectores de La Vanguardia.

Se observa una polarización de las opiniones que se expresan a través de las Cartas de los Lectores, mientras que en las encuestas hay también división sobre si hubo o no violencia durante el Procés. Eso sí, de momento, sigue el rechazo a la aplicación otra vez del artículo 155 y se apuesta por el diálogo como solución al conflicto.





Uno de los principales debates se está situando en torno al concepto de “odio” y cómo lo interpretaron los agentes que participaron en la investigación del Procés o en la jornada del 1 de Octubre de 2017.

Ricard Domingo Monfort, en su carta El odio, sostiene que “los testigos que han salido a declarar últimamente en el juicio del Tribunal Supremo hablan del odio que han visto en la cara de los catalanes en sus cargas del 20 de septiembre y del 1 de octubre. Quizás tenían tanto miedo que cualquier cosa les parecía odio”.

Por su parte, Juan Sabater Tobella, en su carta Odiómetros, incidió sobre este mismo tema:


Estos días, en el juicio a los políticos catalanes imputados por el procés, algunos testigos, agentes de la Guardia Civil, han manifestado que no sufrieron ninguna agresión de los manifestantes, pero que vieron “miradas de odio”. Yo sé sonómetros, higrómetros o me pregunto: ¿tiene la Guardia Civil odiómetros? En caso afirmativo, que muestren los datos del aparato con los niveles objetivos de odio de la mirada de los manifestantes. Si no se dispone de ellos, creo que las percepciones no tienen ni que figurar entre los datos que considerar por parte del Tribunal”.


Sabater Tobella continúa explicando: “También una funcionaria que estaba dentro de un edificio oficial, con mossos, policías y guardias civiles, alegó que “sintió mucho miedo” porque había manifestantes en la calle. ¿Dispone la Fiscalía de miedómetros? Por lo que veo, sólo se aportan sensaciones, y hasta ahora ningún testigo de la Fiscalía ha aportado un solo dato objetivo sobre haber sufrido personalmente actos violentos”.





Los magistrados del Tribunal Supremo que juzgan el Procés independentista catalán.
(EFE)

A todo esto, otro lector, Josep Pagès Martí, en su carta titulada Buenómetros, ofrece una réplica. “El lector Juan Sabater dice que desconoce la existencia de aparatos que midan el miedo y el odio y, por tanto, duda o niega su existencia, para añadir que en el ámbito judicial no deben tenerse en cuenta. Casualmente, olvida que tampoco existen buenómetros para medir las declaraciones de los acusados relativas a su bondad, ser gente de bien, no haberse enterado de nada y que todo era un inocente juego”.

Pagès Martí concluye: “Los jueces tienen que basarse principalmente en datos objetivos y contrastados con pruebas, entre ellas los vídeos y documentación que figuran en el sumario”.

En cualquier caso, el debate continúa muy vivo, con opiniones a favor y en contra, por lo que invitamos a nuestros lectores a dar su opinión, ya sea a través de sus cartas o participando en nuestras encuestas:






¿Hubo violencia durante el Procés independentista?




Total votos: 0



¿Te parece bien cómo se desarrolla el juicio del Procés?




Total votos: 0



¿Aplicarías otra vez el 155 en Catalunya?




Total votos: 0








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: