ENTREVISTA A EDUARD PONS, CEO DE GRUP PONS

GEMMA MARTÍ

Desde 1945, la familia Pons se dedica a la producción y distribución de aceite de oliva. Hoy la cuarta generación, liderada por Eduard Pons Suñé, apuesta por una sabia combinación de tradición, innovación, calidad e internacionalización, y amplía su portafolio con la incorporación de los vinos Clos Pons, de la DO Costers del Segre.

Pasan de abastecer de aceite de oliva a las grandes marcas italianas a competir con ellas.

Durante muchos años nos hemos dedicado a suministrar aceite de oliva al por mayor a los italianos, que han utilizado la producción española para poder tener la masa crítica necesaria para hacer suyo el comercio internacional de aceite de oliva. Pero en 1996, hicimos un cambio de orientación y pasamos de suministrar producto a las principales marcas italianas a convertirnos en sus competidores.

¿Cómo lo logran?

Tomamos su modelo de negocio y intentamos dar valor añadido al producto desde el origen, desde casa, creando marcas, exportando, etc.

¿Qué les lleva a entrar en el mundo del vino?

La climatología. En 2001, en Catalunya tuvimos una gran nevada que provocó que perdiéramos 100 hectáreas de cultivo de aceite de oliva que teníamos en nuestras plantaciones de Les Garrigues. A partir de esa situación, y también con la voluntad de diversificar la empresa, comenzamos un proyecto vitivinícola, y en 2008 salió nuestro primer vino de la DO Costers del Segre.

¿Cuál ha sido la clave del éxito de la empresa?

Una gestión moderna, cuidada y profesionalizada de todos los procesos, hecho poco habitual en empresas familiares de cuarta generación, la apuesta por la I+D y la internacionalización: exportamos a más de 100 países de los cinco continentes y el 92% de las ventas son fuera.

¿Es fácil apostar por la I+D en un sector maduro como el del aceite de oliva?

Es cierto que el aceite de oliva es un producto ancestral y parece que sea imposible reinventarlo, pero nosotros hemos innovado en muchos aspectos como el packaging, creando nuevas variedades, nuevos sabores… lo que nos ha permitido conseguir un nicho de mercado que nos convierte en muy exclusivos. Por ejemplo, tenemos un acuerdo de colaboración con McIlhenny Company, productor de la conocida salsa picante tabasco, para producir el aceite de oliva virgen extra picante Pons tabasco.

¿El mercado está preparado para estas innovaciones?

Hay un poco de todo… A veces pensamos que, con nuestros productos, nos hemos anticipado al tiempo, como el aceite de oliva especializado para niños, que costó mucho de introducir y ahora tiene un gran éxito .

¿Cuáles son los retos de futuro de Grup Pons?

El gran reto es conseguir una distribución estable. Nuestro mercado es complicado, está cambiando en un mundo inestable, y lograr acuerdos de distribución estables a largo plazo no es fácil. Otro reto es el reconocimiento de la marca, pero producir desde el origen y tener la marca arraigada a un territorio y a una producción nos ayuda mucho.

¿Cómo les ha ayudado BBVA?

En nuestro sector, la climatología hace que tengamos altibajos, nos marca la producción, los precios, etc., y BBVA ha entendido cuáles son las necesidades de una empresa familiar agraria como la nuestra, pero que a la vez es muy tecnológica, y nos ha seguido en este camino.

¿Cómo valora la apuesta de BBVA por la digitalización y la transformación digital?

Coincidimos en esta línea con BBVA; hoy tanto la innovación como la transformación digital son dos puntos fundamentales de las empresas.




Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: