El cadáver de la joven de 26 años desaparecida desde el pasado mes de febrero en Vinaròs (Castellón) que ha sido hallado este domingo en Ulldecona (Tarragona) tras la confesión de su pareja estaba enterrado en un descampado de esta población tarraconsense y presenta signos de violencia.

Así lo ha informado en una nota de prensa la Guardia Civil, que investigaba la desaparición de la chica, de nacionalidad moldava, y que en las últimas horas había detenido a tres hombres presuntamente implicados, entre ellos el novio de la joven.


Guardia Civil

Ha efectuado varios registros en Vinaròs y Ulldecona

Del mismo modo, los agentes han efectuado varios registros en Vinaròs y en Ulldecona, localidad situada a unos veinte kilómetros de Vinaròs y donde viven familiares de este joven, de 22 años y natural de Rumanía.





Captura de vídeo de agentes de la Policía científica que investigan en el lugar donde ha sido hallado este domingo en Ulldecona (Tarragona) el cadáver de la joven de 26 años desaparecida desde el pasado mes de febrero en Vinaroz (Castellón),
(EFE)

Según ha apuntado la Guardia Civil, a falta de cotejo pericial, el cadáver hallado correspondería con el de una mujer de 26 años y nacionalidad moldava cuya desaparición fue denunciada por su compañero sentimental el 7 de marzo en el Cuartel de la Guardia Civil de Vinaròs (Castellón), localidad donde residía la pareja.

Ante las «extrañas circunstancias» que rodeaban a la desaparición de la mujer, la Guardia Civil inició distintas líneas de investigación en el entorno de la víctima, ante la sospecha de que «la desaparición no había sido voluntaria».

Aunque todas hipótesis estaban entonces abiertas, la principal apuntaba a que el novio de la joven tendría «algo que ver» con la desaparición.





Practicadas todas las gestiones y «obtenidos datos significativos sobre su presunta implicación», en la noche del pasado viernes, día 5, se detuvo al compañero sentimental de la desaparecida.

En el marco de la investigación, se han practicado inspecciones oculares en el domicilio de la pareja -en Vinaroz- y en el entorno familiar del detenido -en Ulldecona-, para lo que se desplazaron especialistas del Equipo Central de Inspecciones Oculares del Servicio de Criminalística de Madrid y efectivos del Servicio Cinológico, en apoyo a las investigaciones de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Castellón.

Como consecuencia de los «indicios relevantes y evidencias obtenidas», los investigadores llegaron hasta un paraje del término municipal de Ulldecona, donde se encontraba «enterrado el cadáver de una mujer, que correspondería con el de la desaparecida».


Sin denuncias

No constan antecedentes policiales ni denuncias previas de la víctima sobre violencia machista

La desaparición tuvo lugar el pasado 17 de febrero en la vivienda que ambos compartían, al parecer después de mantener una fuerte discusión.

Las investigaciones continúan abiertas para el total esclarecimiento del suceso, y no se descartan nuevas detenciones relacionadas con el mismo.

No constan antecedentes policiales ni denuncias previas de la víctima sobre violencia machista, según la Guardia Civil.





Las investigaciones han sido dirigidas por el Juzgado número 4 de Instrucción y Violencia de Género de Vinaroz, que ha decretado el secreto de las actuaciones, y llevadas a cabo por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Castellón.


Políticos

Varias reacciones

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha transmitido su «cariño» a los familiares y seres queridos de la joven, y en su cuenta de Twitter ha lamentado que «el horror vuelve a golpearnos» en referencia a la violencia machista.

«No pararemos hasta acabar con esta lacra. Os queremos vivas, libres, seguras», ha publicado Sánchez.

Por su parte, el presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, ha asegurado que cada vez que muere asesinada una mujer «es un fracaso social, de todos» y la lucha contra la violencia de género y machista «tiene que ser una prioridad».

En el Jardín Botánico de Valencia, donde ha clausurado la Convención Programática del PSPV-PSOE, Puig ha asegurado que «el gran objetivo es acabar con la violencia de género. Nos sentidos indignados pero también fracasados y cada vez que muere una mujer me siento absolutamente concernido en ese fracaso».





De confirmarse la muerte de la joven de Vinaròs como un caso de violencia machista, se eleva a 16 el número de mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas en lo que va de año y ya son 991 las víctimas mortales desde 2003, primer año del que hay estadísticas oficiales.


De confirmarse la muerte de la joven de Vinaroz como un caso de violencia machista

Se eleva a 16 el número de mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas en lo que va de año









Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: