Como buen trabajador, y con tantas cosas en la cabeza, puede que ahora que llegan las vacaciones pienses que no es el mejor momento para marcharte, y que esto te esté generando cierta ansiedad. Sin embargo, si lo planificas con antelación, y te apoyas en tus compañeros, podrás disfrutar sin preocupaciones de ese merecido descanso.

1. Prepárate para el último empujón.

Una vez nos encontramos a las puertas de las vacaciones, los días previos son importantes y fundamentales para poder disfrutarlas. Antes de irnos debemos dejar todo preparado, tanto en el trabajo como en casa para no andar con las prisas del último día y de esta forma no olvidarnos de nada.

– Crea una lista con todo aquello que debas terminar antes de irte, o en el caso de no poder, encárgate de informar a tus compañeros y de que estos lo puedan hacer por ti. Irse de vacaciones sin preocupaciones te hará desconectar y sobre todo disfrutar. Es el momento de dejar el trabajo a un lado.

– Sabemos que esa semana previa no es fácil en el trabajo y con tanta cosa en la cabeza, compaginar la vida laboral y personal a veces resulta estresante. Por ello, si realizas una lista con todo lo que debes tener listo para el viaje te resultará mucho más sencillo y sobre todo menos pesado.

– Reserva un día antes de irte y vete a comprar todo lo necesario. Los preparativos para el viaje te reconfortarán y te darán el toque de energía necesario para culminar tus últimos días de trabajo.

2. Deja todo organizado en tu ausencia.

Utiliza un rato de tu tiempo para comunicarte con tus compañeros y así dejarlo todo solucionado.

– Pide ayuda si la necesitas. De esta forma no te tendrás que preocupar sobre una entrega o fecha cuando estés de vacaciones, en caso de no tener acceso al correo o a la red wifi.

– Si un compañero te ofrece ayuda, déjale todos los datos que pueda necesitar.

– Informa a tus clientes y a tus contactos externos sobre tus vacaciones y explícales con quien pueden hablar en tu ausencia y cuándo vas a volver.

– En la vida personal siempre se nos pide tener un contacto de emergencia. ¿Por qué no tener uno también en el trabajo? En el caso de que surjan problemas mientras estás de vacaciones, deja encargado a algún compañero para que puedan contactar con él. Además, comunícaselo al resto y así todo se mantendrá bajo control.

– Por último, deja preparado un email de respuesta automática en el caso de que intenten contactar contigo. En él deberías indicar que estás de vacaciones, cuándo vuelves y con quién contactar como alternativa.

3. Prepárate para la vuelta.

Una de las cosas más estresantes a la vuelta de vacaciones es el hecho de abrir el email y ver todos los mensajes pendientes de leer. Anticipar el trabajo antes de volver, es una buena manera de sobrellevarlo.

– Crea una lista de cosas que tienes que hacer nada más volver al trabajo y déjalo en tu escritorio.

– Queda con tus compañeros al volver de vacaciones para que te informen de todo lo que ha sucedido en tu ausencia.

– Haz una carpeta donde guardes todos los emails que vengan de páginas donde te has suscrito. De esta forma podrás separar lo importante de aquello que puedas leer más adelante y será todo mucho más sencillo.

Por último, recuerda lo siguiente: no dejes que el trabajo te agobie y desconecta durante tus vacaciones. Es un descanso merecido y con planificación, todo se puede hacer.

Más información en www.metlife.es y https://www.metlife.es/blog/




Fuente: La Razón

A %d blogueros les gusta esto: