De rozar el gol con un zurdazo en el minuto 30 del partido contra el Atlético de Madrid a marcharse al banquillo sustituido un cuarto de hora después por una lesión en el isquiotibial, el mexicano Andrés Guardado vivió las dos caras del fútbol en el duelo en el que su Betis cayó ante el Atlético (1-0).

El mexicano, de la partida en el Wanda Metropolitano como lo ha sido en casi todos los duelos desde el retorno de LaLiga Santander, no pudo acertar con su zurdazo a la media hora que hubiera permitido allanar el camino de un Betis que agobió a todo un cuartofinalista de la Liga de Campeones, pero no supo anotar y cayó por 1-0, un tanto del hispanobrasileño Diego Costa de cabeza en el minuto 74.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: