Internacional

Guaidó anuncia el reparto inminente de ayuda humanitaria | Internacional


El jefe del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, quien el 23 de enero anunció que asumía las competencias del Ejecutivo como presidente interino, informó ayer de que se ha conformado una “coalición internacional de ayuda humanitaria” con centros de acopio en Cúcuta (Colombia) y Brasil.

“Hay entre 250.000 y 300.000 venezolanos en riesgo de muerte” por la grave crisis socioeconómica que vive el país, minado por la hiperinflación y el desabastecimiento de productos básicos, incluidos medicamentos y suministros hospitalarios. Guaidó también indicó que habrá un centro de recogida en una isla del Caribe, aunque no detalló cuál, y señaló que esta ayuda empezará a distribuirse en los próximos días entre la población más “vulnerable”. Serán los militares quienes tengan en sus manos la decisión de dejar entrar esta ayuda a Venezuela, subrayó el dirigente, quien busca que de alguna manera también la implicación de la Unión Europea.

“Y además, en los próximos días le estaremos pidiendo respaldo a todo el pueblo de Venezuela para que nos acompañe a buscar la ayuda humanitaria”, agregó mientras advertía de que no será sencillo. Guaidó resaltó que la ayuda humanitaria para Venezuela es lo más importante en este momento y pidió a sus simpatizantes mantenerse en las calles con movilizaciones que serán anunciadas próximamente, como la del próximo 12 de febrero.

El régimen chavista ha rechazado en reiteradas oportunidades la entrada de ayuda humanitaria porque asegura que eso solo daría pie a una intervención extranjera, especialmente desde Estados Unidos, país que anunció la semana pasada 20 millones de dólares en ayuda para el pueblo venezolano. De hecho, un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca confirmó ayer a la agencia Efe que el despliegue de ayuda ya ha comenzado, pero no precisó si esa asistencia está entrando en Venezuela y tampoco ofreció detalles logísticos sobre los lugares por donde podría producirse la entrada.

Esta semana, el enviado especial de EE UU para Venezuela, Elliot Abrams, desveló que su Gobierno se plantea la apertura de un corredor humanitario y ha mantenido contactos con Brasil y Colombia sobre el tema, aunque reconoció que sería necesaria la “cooperación” de Maduro para transportar la ayuda al país.

La apertura de ese canal de suministros podría requerir la participación de tropas, ya fueran estadounidenses o de algún otro país de la región, algo que el chavismo interpreta como una clara amenaza.

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, conversó esta semana sobre el despliegue de asistencia humanitaria con Carlos Vecchio, el embajador de Guaidó en Estados Unidos, así como con Julio Borges, designado como representante ante el Grupo de Lima, que agrupa a una docena de países del continente americano.

El propio Borges pedirá el lunes al Grupo de Lima, que se reúne en Canadá, la apertura “urgente” de un corredor humanitario. La Fuerza Armada venezolana, por su parte, ha mantenido una posición similar a la expresada por Nicolás Maduro, mientras que el considerado número dos del chavismo, Diosdado Cabello, ha señalado que Venezuela no necesita de “limosnas”.

 




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment