Cultura

Glenn Close y la gran mentira de una mujer con talento | Cultura


Toda una vida de mentiras y un secreto guardado en la intimidad familiar. Tras cuarenta años dedicados a sacrificar su propio talento y apoyar la carrera literaria de su propio marido, la mujer decide hacer saltar todo por los aires. La buena esposa, el filme que clausura la 65º edición del Festival de Cine de San Sebastián, pone el dedo en la llaga en las dificultades de muchas mujeres por tener su propia voz y más durante los años cincuenta en Estados Unidos. Glenn Close y Jonathan Pryce interpretan a una pareja aparentemente feliz que se enfrenta al momento más importante de sus vidas cuando al marido le conceden el Premio Nobel de Literatura. Será en medio de la nieve y el frio de Estocolmo, durante los actos conmemorativos del premio, cuando toda esa mentira estallará de manera definitiva.

Dirigida por el cineasta sueco Björn Runge, La buena esposa, que se basa en el libro del mismo título de la escritora estadounidense Meg Wolitzer, pone de nuevo a Glenn Close ante la interpretación de una mujer oscura. En el filme, la actriz Glenn Close trabaja junto a su hija Annie Starke, en el papel de su madre de joven, Christian Slater y Max Irons. “La vida no está hecha de buenos y malos, sino que todos tenemos zonas grises”, ha asegurado Close durante la presentación del filme, en el último día de Zinemaldia y cuando toda la atención está puesta en los premios que se darán a conocer esta noche en la gala de clausura.

La historia de La buena esposa está ambientada en los años cincuenta en Estados Unidos cuando todavía a muchas mujeres se les negaba la posibilidad de triunfar y más en carreras creativas como la literatura. “Todas las mujeres se pueden sentir identificadas en algún aspecto. Conocemos a muchas que pasan gran parte de su vida de su vida apagando la luz que ellas irradian y ofreciendo su luz a otras personas. Por eso, es un acto de valentía el hecho de que las mujeres decidan brillar con su propia luz y dejar que salga el poder que llevan dentro. Pero lo que está claro es que muchas veces no encuentran el apoyo necesario para hacerlo”, ha explicado la actriz de 73 años y un aspecto espléndido. La intérprete de Atracción fatal o El secreto de Albert Noobs encuentra en este nuevo filme la posibilidad de mostrar la liberación y el autodescubrimiento de las mujeres a través de una escritora que se negado a sí misma la posiblidad del talento y el reconocimiento.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment