Los cuerpos de seguridad y del puerto de Gibraltar han abordado a primera hora de este jueves un superpetrolero que transportaba crudo a una refinería de Siria, un suministro prohibido por las sanciones que aplica la Unión Europea al país en guerra. La operación resulta controvertida para España porque la colonia británica ha interceptado el barco a raíz de una información que ha suministrado Estados Unidos a Reino Unido para frenar el petrolero, considerando que se trata de aguas británicas. Pero España no reconoce aguas territoriales gibraltareñas; las considera dentro de la jurisdicción española.»Estamos estudiando las circunstancias y viendo de qué manera afecta a nuestra soberanía», ha señalado el ministro de Exteriores en funciones, Josep Borrell.

Gibraltar ha explicado en una nota de prensa  que la detención del buque y su carga se ha realizado con el apoyo de un destacamento de los Royal Marines. La detención del superpetrolero se produjo «por información que generó al Gobierno de Gibraltar motivos razonables para creer que el barco, el Grace 1, estaba infringiendo las sanciones de la Unión Europea contra Siria», según explica el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, sin querer apuntar a Estados Unidos como origen de las pesquisas..

Gibraltar cree que el Grace 1 estaba llevando su carga de petróleo crudo a la refinería de Banyas en Siria, propiedad de una entidad sujeta a las sanciones de la Unión Europea contra Siria. Picardo explica que dio por ello la orden para que el capitán del puerto, asistido por la Real Policía de Gibraltar y el Servicio de Aduanas, tomara el control del superpetrolero, con el apoyo de los Royal Marines.

Dado que las sanciones que se están aplicando son establecidas por la UE, Picardo ha escrito este jueves a los presidentes de la Comisión Europea y del Consejo, para informarles de las sanciones que han hecho cumplir. El brazo ejecutivo de la UE ha evitado pronunciarse al respecto.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: