Cultura

GH: Una denuncia por abusos sacude ‘Gran Hermano’ | Televisión


El sábado 4 de noviembre, Telecinco anunciaba la repentina decisión de expulsar de inmediato de la casa de Gran Hermano al concursante José María Pérez por lo que la dirección del reality consideraba “una conducta intolerable”. Además, el programa también consideraba oportuno que Carlota Prado, su pareja, abandonara la casa. Muchas dudas sobrevuelan todavía en torno al suceso que ha hecho que las miradas se dirijan de nuevo al interior de la televisiva casa en la que está siendo la edición menos vista del programa hasta la fecha (la entrega del jueves 2 de noviembre marcó nuevo mínimo histórico para el programa, con 1.276.000 espectadores y 12,2% de cuota de pantalla).

Tanto desde la cadena como desde la productora no se ha aclarado nada más al respecto, remitiendo siempre a un breve comunicado oficial en el que puntualizan que “el único expulsado es José María” y que Carlota había salido de la casa “siguiendo las directrices del equipo de psicólogos” pero que podrá regresar al concurso el jueves si lo desea, lo que se comunicará en directo durante la gala.Sin embargo, el lunes se conoció que el encargado del departamento de contenidos del programa había acudido el sábado 4 al puesto de la Guardia Civil de Colmenar Viejo para denunciar un posible abuso sexual dentro de la casa de Guadalix de la Sierra.

Según recoge el atestado, el programa denuncia que “pudo tener lugar una relación sexual no consentida entre un hombre y una mujer, ambos pareja, dentro de una de las habitaciones donde se desarrolla el programa, detallando que la mujer se encontraba bastante bebida y que el hombre se tapó a sí mismo y a la mujer con un edredón, no pudiendo llegar a ver lo que sucedía con exactitud bajo el mismo”. Fuentes de la Guardia Civil aseguran a EL PAÍS haber visto unas imágenes que no aclaran los hechos. Asimismo, añaden que no consta denuncia por parte de la supuesta víctima y que no se han hecho más diligencias al respecto.

Tanto la cadena como la productora del programa, Zeppelin TV, se han negado a realizar más declaraciones, remitiendo siempre al comunicado. El ya exconcursante José María, en un vídeo colgado en una cuenta de Twitter controlada por sus amigos y familiares, ha dado las “gracias por el apoyo” recibido y por “hacer mi sueño realidad en estos cuarenta y tantos días que llevo en la casa de Gran Hermano“.

Antes de tener que abandonar el programa, José María había hablado de lo ocurrido en la noche del viernes con sus compañeros. Aquella noche, en la casa había tenido lugar una fiesta en la que los concursantes consumieron alcohol. Según contó el propio José María, el Súper (la persona que está de guardia siempre viendo lo que ocurre en la casa y que puede contactar con los participantes por megafonía) llegó a llamar al concursante al confesionario y pidió que llevara a Carlota con él. Sin embargo, José María desoyó las órdenes y siguió en la cama con su pareja, que había consumido grandes cantidades de alcohol. Ante la petición del Súper, el joven explicaba que contestó en ese momento “por mí como si eres mi madre”. La decisión de denunciar lo ocurrido llegó el día después, sábado.

No es la primera vez que Gran Hermano expulsa a un concursante. En anteriores ocasiones, los motivos fueron desde facilitar información del exterior hasta supuestos montajes, comentarios machistas u homófobos o incluso violencia verbal y física. Pero nunca se había producido una supuesta agresión sexual en el programa en España.

La situación actual recuerda a la vivida por el espacio estadounidense Bachelor in Paradise este verano. Durante la grabación de este reality el pasado junio, DeMario Jackson y Corinne Olympios, dos de los participantes, fueron grabados manteniendo relaciones sexuales en la piscina de un resorte de Sayulita (Bahía de Banderas, México). Olympions se encontraba bajo los efectos del alcohol, por lo que otros concursantes mostraron sus dudas respecto a que la relación fuera consentida. Uno de los productores del programa llegó a presentar una queja al entender que la mujer no era consciente de sus actos. La medida que tomó la productora del programa, Warner Bros, fue despedir a los dos participantes del programa  de la cadena ABC y suspender el rodaje temporalmente para investigar lo ocurrido. La cuarta temporada del espacio se estrenó finalmente a mediados de agosto sin que se mostraran las imágenes en cuestión.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment