Lo hizo oficial esta semana en redes sociales y lo ha confirmado hoy a varios medios de comunicación. Garbiñe Muguruza une su camino al de Conchita Martínez, que será su nueva entrenadora en 2020, y lo hace con un objetivo claro, el de «volver a ganar un Grand Slam».

Campeona de Wimbledon y Roland Garros en el pasado, la actual número 35 del mundo lleva dos temporadas realmente irregulares, sin encontrar la solidez y la confianza que aportan los buenos resultados y por ello acude a la extenista aragonesa, quien la acompañó en aquel Wimbledon victorioso.

Muy buena relación entre ambas

«Tenemos una relación cercana, ella ha sido jugadora y ha pasado por momentos como los que paso yo. Ese también es uno de los motivos de esta unión», ha contado una Garbiñe que volverá a poner el foco en los grandes torneos en detrimento de los números o el ránking, a lo que resta importancia.

Sabiendo que sus últimos meses en el circuito han sido complicados y que los resultados no han sido los esperados, Muguruza sabe que pasar de 0 a 100 no será sencillo, por lo que no se marca plazos a la hora de conseguir grandes éxitos. «Mi idea es empezar bien la temporada, recuperar mi mejor nivel poco a poco, ir ganando partidos y a ver si me puedo meter en alguna final importante».

Los Juegos, una ilusión

Además, sabe que 2020 es una temporada importante por el hecho de que en el horizonte ya están los Juegos de Tokio, un evento que le ilusiona enormemente. «Es una competición muy especial para todos los deportistas. Espero hacer las cosas bien en estos primeros meses y poder ser parte del equipo. Conseguir una medalla olímpica es casi lo más importante que hay para cualquier deportista».

En un día como el de hoy, tampoco ha escatimado en elogios para Rafa Nadal y el resto del equipo de Copa Davis. «Él siempre es el líder, es un súper humano casi, pero es una competición de equipo. Él ha aportado su trozo de pastel, pero ha sido trabajo de todos».

El Abierto de Australia, primer objetivo

En lo que a su hoja de ruta se refiere, ahora pondrá rumbo a Estados Unidos, donde espera poder preparar con calma la gira australiana, la primera de la temporada y que tendrá en el Abierto de Australia el primer objetivo importante. «El mes de diciembre es importante, de entrenamiento a tope para estar en enero lo mejor posible. Ahí empezamos todas de cero».

Además, en este acto de Caser Seguros también ha hablado de la aventura que la ha llevado recientemente a hacer cima en el Kilimanjaro, la montaña más alta de África. «Ha sido lo más duro que he hecho en mi vida. Iba con una amiga y ella no pudo subir, yo lo conseguí al final, pero lo he pasado realmente mal. Quería probar mis límites más allá del tenis, pero no es algo que recomendaría, la verdad. Aún así, lo conseguí porque yo soy muy cabezota».

Practicodeporte@efe.com




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: