Racismo y machismo son los comportamientos que oculta uno de los programas más exitosos de Estados Unidos: America’s Got Talent, de la cadena NBC. Tras 14 temporadas, ahora salen a la luz los entresijos de un concurso que ha dado a conocer a diferentes artistas del país y ha servido de escaparate para los famosos que aceptaban ejercer como jurado o presentadores: Heidi Klum, Mel B, Tyra Banks, Howard Stern, David Hasselhoff… Y, sobre todo, Simon Cowell, su creador, que será investigado por un sindicato, al igual que el resto de miembros del programa, por supuestamente maltratar a sus trabajadores. 

Todo saltó cuando la revista Variety explicó en un artículo, publicado a finales de noviembre, los motivos por los que la actriz Gabrielle Union, de 47 años, fue despedida tras grabar solo una temporada como jurado en el programa de talentos. Su contrato era de tres años, pero ni ella ni la cadena hablaron de lo sucedido. Según este medio, en el programa se vivía un «ambiente tóxico». Para Union, se consentían demasiadas actitudes racistas en las grabaciones. Para el programa, Union generaba demasiados problemas. Al mismo tiempo, la cadena también prescindía de la también actriz, cantante y bailarina Julianne Hough, de 31 años. Ambas habían entrado en el concurso para sustituir a la exspice girl Mel B y la modelo Heidi Klum.

El Sindicato de Actores de Cine y la Federación Americana de Artistas de Radio y Televisión han anunciado recientemente que investigarán lo ocurrido: «Nos tomamos muy en serio los problemas de salud y seguridad en el lugar de trabajo. Inmediatamente nos pusimos en contacto con los representantes de la señora Union cuando salieron a la luz las informaciones. Es nuestra labor trabajar con los miembros que se comunican con nosotros y sus representantes en casos como este». La organización no ha querido dar más detalles sobre el asunto hasta que no avance la investigación.

Por el momento, solo se conoce lo que desveló la revista, que puso de ejemplo varios casos en los que estuvo presente Union. Uno de ellos sucedió cuando Jay Leno acudió como invitado al programa. El humorista, de 69 años, hizo un chiste inapropiado durante la grabación, que luego no se emitió. Según la publicación, Leno vio una foto de Simon Cowell rodeado de sus perros y dijo que las mascotas parecían formar parte «del menú de un restaurante coreano». La actriz manifestó su disconformidad a los productores. Asimismo, el presentador estadounidnese no tuvo reparos en criticar a un concursante blanco que se pintó las manos de negro para imitar a Beyoncé. Union volvió a alertar al equipo del programa de la actitud inapropiada del invitado y como respuesta recibió: «Lo quitaremos de la grabación».

Pero Union no solo era un incordio para el programa por sus reacciones a ciertos comportamientos que calificaba de racistas, sino que también ella supuestamente sufría ese racismo. Sus peinados, a veces con trenzas africanas o al estilo afro, eran vistos por la dirección del concurso como «demasiado negros» para la audiencia.

Desde que se conocieron todos estos episodios, Union ha recibido apoyo de otras celebridades. Una de ellas ha sido Ellen Pompeo, protagonista de la serie Anatomía de Grey, que escribió en su perfil de Twitter: «Es lamentable que NBC, la misma cadena que protegió a hombres desagradables como Matt Lauer y castigó a las mujeres por hablar claro o no respaldarlo, no haya cambiado sus prácticas o cultura. Apoyo el compromiso de Gabrielle de denunciar la injusticia. Se necesita coraje». Otros famosos que se han sumado a estos comentarios de ánimo son Ariana Grande, Ronan Farrow, Elizabeth Banks o Debra Messing, entre otros. El esposo de Union, Dwyane Wade, exjugador de baloncesto, también le ha dedicado un mensaje en la misma red social: «Si alguien conoce o ha oído hablar de ella, sabe que es una defensora de nuestra comunidad y nuestra cultura». En otra publicación dijo: «Me sentí muy orgulloso de que fuera seleccionada para ser jurado de America’s Got Talent. Pero me siento más orgulloso de que ella defienda lo que representa».

Al recibir todos estos mensajes de apoyo, la actriz respondió en su cuenta: «Muchas lágrimas y mucho agradecimiento. ¡Gracias! Justo cuando te sientes perdida, a la deriva, sola… Me habéis ayudado a levantarme del suelo. Me siento abrumada y agradecida, siempre».

A raíz de todo lo sucedido con Union, antiguos miembros del jurado han hablado de sus experiencias en el programa. Tanto la televisiva Sharon Osbourne como el famoso locutor Howard Stern han calificado America’s Got Talent de ser un «club de hombres». La presentadora, que trabajó durante seis temporadas, ha asegurado en el programa The Talk que «los hombres se cuidan unos a otros y a las mujeres no les pagan tanto como a los hombres». E incluso ellos disfrutan de más ventajas que ellas. Según Osbourne, cuando se contrató a el humorista Howie Mandel como nuevo integrante del jurado, «él disponía de un avión privado», mientras que la presentadora se tenía que conformar con un billete de American Airlines. Además, ha advertido del machismo en otros programas de Cowell, como X Factor, donde «en mitad de los hombres estaba Demi Lovato y Britney Spears. Ellos parecían dos viejos sucios al lado de estas dos niñas».

Por su parte, Howard Stern, que estuvo tres temporadas en America’s Got Talent, ratifica lo dicho por Osbourne. Durante su programa de radio SiriusXM, el locutor ha opinado que Cowell «ha establecido que los hombres se queden. (…) No importa cuántos años tengan, no importa lo gordos que estén, no importa lo feos que sean, no importa si carecen de talento. Pero lo que logra en todos sus programas es reemplazar constantemente a las chicas atractivas con chicas más atractivas y más jóvenes». 




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: