La Premier ya no tiene la paciencia de antaño ni proyectos a largo plazo en los banquillos como los que encabezaban en su momento Wenger en el Arsenal o Ferguson en el Manchester United, sino que vive al día, exigidos los equipos por los resultados y los ejercicios económicos. Pero para el Everton y el Tottenham cambiar de entrenador a la carrera ha sido un éxito, pues Carlo Ancelotti (Reggiolo, Italia; 60 años) tiene la fórmula, ratificada con una nueva victoria ante el Newcastle (1-2), y Jose Mourinho (Setúbal, Portugal; 56 años) también, por más que se le remojara este sábado al firmar las tablas frente el colista Norwich. Un varapalo que no esconde, en cualquier caso, la evolución del Tottenham.

En 12 días, Ancelotti pasó de clasificar al Nápoles para los octavos de final de la Champions a vaticinar éxitos en el Everton, destituido en Italia por su mala relación con el caprichoso presidente Di Laurentiis y vitoreado en Goodison Park por su currículo, incluso en Inglaterra porque con el Chelsea logró en la temporada 2009-2010 el doblete, con la Premier y la FA Cup. Un contrato de 13,4 millones por curso tuvo parte de la culpa de su breve asueto, pero también las ambiciones del propietario del Everton, el iraní Farhad Moshiri. “Nuestros aficionados deben soñar con ganar trofeos y jugar la Champions o la Europa League. No es algo que vaya a suceder de la noche al día, pero yo estoy aquí para intentar lograrlo”, resolvió el técnico en su presentación en sociedad. Y ha empezado con buen pie, pues venció al Burnley (1-0) en su estreno y repitió logro este sábado en su visita al Newcaslte (1-2), siempre con el delantero Calvert-Lewin como denominador común, pues ha hecho los tres goles de los Toffees con el italiano en el banquillo. Un éxito que emula al efecto Mourinho con el Tottenham, pues contabiliza siete victorias en los 10 encuentros que ha disputado en la Premier. Para su infortunio, estropeó la hoja de servicios este sábado frente al colista Norwich, pues empató (2-2) con dos goles a balón parado –una falta de Eriksen y un penalti de Kane-, siempre a remolque en el encuentro.

“Empecé aquí 12 puntos por debajo. 12. Y eso son muchos puntos. Pero en este momento estamos tres abajo”, resolvió Mourinho con su habitual tono bravucón en la previa del encuentro. Y no le faltaba razón porque el Tottenham se había desgastado con Pochettino por más que tuviera el apoyo de los jugadores, que ahora está en efervescencia porque con el luso en el banquillo ha pasado de ser decimocuarto a quinto (a falta de jugar el Wolves, el Manchester United y el Sheffield, que podrían adelantarle). Aunque podría haber sido mejor –y estar empatado con el Chelsea en la tercera plaza- de no tropezar con el Norwich.

Otros resultados: Brighton, 2 – Bournemouth, 0; Southampton, 1 – Crystal Palace, 1; Watford, 3 – Aston Villa, 0; West Ham, 1 – Leicester, 2.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: