Hay entidades que no aparecen tanto en la Prensa como otras porque no dan lugar a malas noticias, que es en lo que parece centrarse alguna Prensa. La Fundación March, en silencio, camina piano, piano, pero con paso firme y seguro dentro de una filosofía cultural propia muy diferenciada del resto de organizaciones culturales. Cuenta con su propio patrimonio, que es el aportado por la familia de su nombre y gracias a la buena administración del cual puede desarrollar sus actividades. No busca ingresos por patrocinios, por los conciertos o exposiciones que programa, que todos son gratuitos, y no inserta publicidad en medio alguno. Eligió el camino de la multidisciplinaridad para sus programaciones y decidió que éstas habían de inspirar confianza más que romper. En definitiva, apuesta por la soberanía de propuestas y por la calidad, buscando satisfacer necesidades sociales más que los deseos inmediatos del público. Su personal tiene por tanto una sola tarea, programar.

Esta temporada habrá algunas novedades. De entrada, se ha estrenado la nueva conformación sinfónica y teatral del salón de actos. Lo estrenó la Orquesta Sinfónica de la RTVE. Más espacio para el escenario y también importantes modificaciones técnicas, así como en camerinos o sala de retransmisiones. Lo que afortunadamente no se ha modificado son sus comodísimas butacas. Su nueva temporada está formada por 160 propuestas articuladas en 25 proyectos distintos que abarcan conciertos con destacados intérpretes de la escena española e internacional, ópera de cámara, melodramas, jazz y dos proyectos didácticos centrados en la danza y la pintura. Trescientos diecisiete intérpretes pasarán por el renovado auditorio de la Fundación esta temporada. Entre las 625 obras programadas –82 de ellas de autores vivos– se incluyen 13 estrenos. Siguiendo la línea de programación iniciada hace diez temporadas, que estimula la representación teatral, en particular la ópera de cámara y la danza, este año se presentan tres producciones de marcado carácter español. Se recupera «El pájaro de dos colores», ópera de Conrado del Campo, en coproducción con el Teatro de la Zarzuela. También «Pigmalión y Ariadna en Naxos», de Georg Anton Benda. Un tercer proyecto teatral gira en torno a Jacques Offenbach, con la representación de «El caballero feudal», que será interpretada por los alumnos de la Escuela Superior de Canto de Madrid. Prosiguen los ciclos temáticos, centrados esta vez en Caravaggio, la música cósmica o Gerardo Diego. Desde esta temporada todos los conciertos se podrán seguir por streaming en march.es y YouTube, además de las consolidadas retransmisiones en directo por Radio Clásica iniciadas hace ya treinta años y las de la Unión Europea de Radiodifusión en distintos países de todo el mundo. ¡Qué cundan muchas instituciones como la March!




Fuente: La razon

A %d blogueros les gusta esto: