Salud

Frío o calor: qué te duele y qué deberías aplicarte


DISTENSIÓN MUSCULAR

Aplicar frío si la notamos después de hacer ejercicio. El objetivo es reducir así la inflamación. Si el músculo no mejora en días, pon una compresa caliente sobre la zona antes de hacer ejercicio. El calentamiento previo a una sesión es básico para evitar lesiones.

MIGRAÑAS

Jaquecas o dolores de cabeza pueden aliviarse con una compresa fría sobre la frente, produciendo un efecto analgésico, en intervalos de 10 minutos durante media o una hora. Aplicar frío el cuello también ayuda a reducir el dolor al inicio de la migraña. En otros casos, el calor puede relajar los músculos tensos de la cabeza y del cuello. Usando una almohadilla en intervalos de 10 minutos durante 30 a 60 minutos.

CALAMBRES CON LA REGLA

Cuando tenemos el periodo, el músculo uterino se está tensando y necesita relajarse, cosa que podemos conseguir con el calor de una almohadilla térmica. Para evitar quemaduras, vigila con la temperatura y el tiempo, y no pongas la almohadilla directamente sobre la piel.

ESGUINCE DE TOBILLO

Aplica hielo con una compresa o bolsa adaptada, descansa y eleva el área dolorida sobre unas almohadas quedando la pierna a la altura del corazón. El hielo debe aplicarse, al menos durante 36 horas, cada 20 minutos y dejarlo descansar otros 20.




Fuente: La Razón

Comentar

Click here to post a comment