Entre comidas con la familia y con amigos, y cenas de empresa, durante las fiestas podemos llegar a engordar hasta dos kilos, como ya explicamos en BuenaVida. Pero, que no salte la alarma todavía: es posible conseguir que la Navidad no se note en la báscula. Para ello, podemos sustituir algunos platos típicos por otros más sanos, aunque igual de sabrosos.

Raquel Bernácer, dietista-nutricionista, integrante de la Academia de Nutrición y Dietética y creadora de Alimentarte.net, y Ángela Quintas, química experta en nutrición clínica y autora de Adelgaza para siempre, nos explican cuáles son los peores platos de Navidad, por cuáles podemos cambiarlos y, en algunos de ellos, un punto intermedio para no tener que deshacernos del plato por completo. Eso sí, aclara Quintas, hay que tener claro que «las comidas y cenas de navidad son eventos ocasionales y que si en estos momentos tomamos platos un poco más calóricos no pasa nada si luego volvemos a unos hábitos saludables».




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: