El Flamengo, que en noviembre se consagró campeón de la Copa Libertadores y del Campeonato Brasileño, goleó este jueves por 6-1 al Avaí en partido por la penúltima jornada de la Liga y en el que se despidió de sus hinchas antes de viajar la próxima semana a Catar para disputar el Mundial de Clubes.

Ante 69.090 aficionados, entre los cuales estaba el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, que llenaron el estadio Maracaná de Río de Janeiro pese a un intenso aguacero, el club más popular de Brasil disputó su último partido en casa antes de su viaje a Catar y no tuvo piedad del Avaí, el colista de la clasificación y ya condenado al descenso a la segunda división.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: