El Gobierno de Filipinas ha comunicado oficialmente este martes al Ejecutivo de Estados Unidos el fin del acuerdo de Defensa que entró en vigor en 1999, según ha anunciado el ministro de Asuntos Exteriores de Filipinas, Teodoro Locsin. El jefe de la diplomacia de Filipinas ha dicho que la comunicación del fin del Acuerdo de Fuerzas Visitantes (VFA) ha sido remitida a la Embajada de Estados Unidos en Manila. El VFA da cobertura legal a la entrada de tropas estadounidenses en Filipinas para la realización de ejercicios de entrenamiento conjuntos con las Fuerzas Armadas filipinas.

Es la primera vez que el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, recorta un acuerdo con EE UU, país ante el que mantiene una postura crítica. Duterte amenazó por primera vez con poner fin al acuerdo de Defensa con Estados Unidos cuando el Gobierno estadounidense canceló los visados de turista del senador Ronald Dela Rosa, exjefe de la Policía. «Es el momento de confiar en nosotros mismos, reforzaremos nuestras propias defensas y no tendremos que depender de ningún otro país», ha declarado el presidente ante la anulación.

El pacto contempla su finalización mediante un aviso por escrito enviado por cualquiera de las dos partes firmantes, que entrará en vigor en 180 días. En un mensaje en su cuenta de Twitter, Locsin ha dicho que la Embajada de Estados Unidos ha recibido la comunicación de la finalización del pacto de Defensa. «Como cortesía diplomática no habrá más anuncios tras este hecho evidente», ha añadido el ministro de Asuntos Exteriores de Filipinas. La Embajada de Estados Unidos en Filipinas todavía no se ha pronunciado oficialmente sobre la finalización del pacto de Defensa.

 A pesar de la postura crítica de Duterte con respecto a EE UU, los lazos en materia de defensa entre los dos países se han mantenido sólidos y las maniobras militares conjuntas se han incrementado en los últimos años, así como la cooperación en materia de contraterrorismo. Desde su llegada a la presidencia, Duterte ha manifestado su pretensión de estrechar lazos con China y Rusia en detrimento de EE UU, un país que ha aportado más de 450 millones de euros en asistencia en materia de seguridad a Filipinas en los últimos tres años.

Altos rangos militares de Filipinas han advertido del riesgo de suspender la cooperación en materia de seguridad con EE UU, su mayor y más antiguo aliado militar. El mandatario amenazó el pasado 24 de enero con suspender este acuerdo tras conocerse que EE UU había revocado la visa de 10 años del senador Dela Rosa, jefe de la policía entre julio de 2016 y abril de 2018 y considerado el cerebro de la guerra contra las drogas. El presidente dio un plazo de un mes al país americano para «corregir ese error», o cancelaría el VFA, decisión ahora efectiva.

La semana pasada, Locsin advirtió de que el final del VFA afectaría a más de 300 ejercicios de entrenamiento conjunto que ayudan a reforzar las capacidades de las Fuerzas Armadas y las fuerzas de seguridad de Filipinas. Además, señaló que el final de este acuerdo podría tener «un efecto escalofriante en las relaciones económicas» con Estados Unidos.  Además, las tropas estadounidenses han dado información de Inteligencia a Filipinas para abordar temas de tráfico de personas, ciberataques, tráfico de drogas y terrorismo.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: