Fernando Alonso está viviendo una pesadilla en la presente edición de las 500 millas de Indianápolis y en la clasificación no fue menos. El asturiano sufrió la poca competitividad del McClaren, entrando y saliendo de la una peligrosa repesca hasta que finalmente acabó cayendo en los últimos minutos con la 31ª posición en una sesión donde se impuso Pigot.

El español entra de este modo en el ‘last row shootout’ de mañana, donde los seis bólidos más lentos se juegan las últimas tres plazas, quedando eliminados los tres restantes. Hasta los minutos finales de las 6 horas y 50 minutos de clasificación, Alonso luchó por asegurarse una de las plazas, estando por momentos dentro del corte, hasta unos fatídicos cinco minutos.






El español entra de este modo en el ‘last row’ de mañana, donde los seis bólidos más lentos se juegan las últimas tres plazas

Felix Rosenqvist arrebató al español la 29ª posición a falta de media hora para el final. No tenía margen Alonso cuando James Hinchcliffe y Sage Karam salieron al óvalo en busca de mejorar el corte marcado por Alonso, de 227.224 millas, pero se quedaron con la miel en los labios y fue el estadounidense Hildebrand el que le arrastró a las 31ª posición en el último suspiro.

Empezó bien el día Alonso con el mejor tiempo en la sesión de libres 5, aunque cabe decir que únicamente rodaron seis pilotos. Sin embargo, pronto se torció con un inoportuno pinchazo en plena clasificación, que se sumó a la lista de problemas. El español apenas pudo rodar en los primeras sesiones libres y, además, sufrió un aparatoso accidente.

Mañana le tocará sufrir pero mucho deberán mejorar las cosas en el seno del equipo McLaren para que Alonso tenga alguna opción de victoria el próximo 26 de mayo cuando se dispute la carrera. El español persigue en Indianápolis la Triple Corona tras ganar las 24 Horas de Le Mans y el Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: