Fan Bingbing ha vuelto a aparecer en escena. Han pasado tres meses desde que se confirmara que la actriz más famosa de China había defraudado a las autoridades tributarias y su rastro se perdiera. Una nota de disculpa y unas imágenes suyas en el aeropuerto de Pekín es todo cuanto sus fans tuvieron a su alcance para comprobar que la intérprete no permanecía retenida por la policía. Ahora, ha sido la propia Fan quien ha decidido mostrarse al mundo.

Lo ha hecho a través de dos selfies en su cuenta de Instagram que ya acumulan más de 220.000 likes. Sin maquillar y sonriente, felicitaba el Año Nuevo Chino a sus seguidores: “Os deseo a todos un feliz año nuevo, seguro y saludable! Os quiero”, escribía.








El “tormento” de Fan, como ella misma definiría semanas más tarde, arrancó un día de mayo del pasado año en que un famoso presentador de televisión chino la acusó de evasión fiscal. Cui Yongyuan aseguró que en una colaboración con la actriz de X Men: Días del futuro pasado se firmaron dos contratos: uno oficial, por el que cobraría un total de 1,2 millones de euros; y uno privado, que alcanzaba una suma de 6,2 millones.

Los representantes de la actriz negaron la existencia de una ‘caja B’ en sus cuentas, una práctica frecuente en los profesionales del mundo del espectáculo del país. Pese al desmentido, las acusaciones de Cui dispararon todas las alarmas y el Gobierno chino anunció una investigación a las grandes figuras televisivas y del cine. A partir de entonces, Fan se esfumó.

La última vez que se le había visto fue el 1 de julio en un hospital infantil y su actividad en las redes sociales era nula, especialmente en Weibo -la versión china de Twitter- donde desde el 2 de junio no se había dirigido a sus más de 60 millones de followers. También su oficina de representación, según informaba la agencia Associated Press, permanecía vacía y en estado de abandono.






La disculpa tras su desaparición

“He padecido un dolor y tormento como nunca en la vida. […] Sin las excelentes políticas del Partido y el país, sin el cariño de la gente, no existiría Fan Bingbing”

Sus seguidores lanzaron suposiciones en la red. La principal hipótesis era que su ausencia se debía a que permanecía retenida por las autoridades, una suposición que se vio reforzada cuando el Gobierno chino prohibió al hermano de la actriz, Fan Chengcheng, salir del país. Muchos pidieron que se manifestara, pero su mensaje no llegó hasta unas semanas después. Las primeras noticias sobre ella llegaron a principios de octubre y directamente de las autoridades chinas, que confirmaban el fraude de la intérprete uy una multa de cientos de millones de yuanes como sanción.

Un día después del anuncio, Fan difundió un extenso mensaje en las redes en el que explicaba las razones de su ausencia. En la nota, en la que ensalzaba el sistema político de su país, reconocía el fraude y pedía disculpas. “He padecido un dolor y tormento como nunca en la vida. […] Sin las excelentes políticas del Partido y el país, sin el cariño de la gente, no existiría Fan Bingbing”, apuntaba.





Dos semanas más tarde, unas imágenes de la famosa intérprete eran difundidas en las redes sociales chinas. Habían sido tomadas en el aeropuerto internacional de Pekín, y por su apariencia -vestía una gorra y unas grandes gafas de sol- trataba de pasar desapercibida.

Este es solo el primer paso de la vuelta de Fan a la vida pública. La actriz tiene previsto iniciar el rodaje del fime 355, en el que compartirá set de rodaje con Penélope Cruz, Jessica Chastain, Marion Cotillard, Lupita Nyong’o, y con él su retorno ante las cámaras.











Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: