Una aplicación de mensajería exclusivamente para menores. Facebook vendió este nuevo producto como una herramienta segura y con unas características especialmente confeccionadas para los niños que la convertían en un entorno, aparentemente, con todas las garantías. Como se sabe, el acceso a la red sin control paterno por parte de los menores supone una seria amenaza a su privacidad, con alarmantes sucesos como el reflejado por este medio en torno a YouTube. Sin embargo, Facebook ha comunicado a los padres de los niños usuarios de Messenger Kids la existencia de un error de diseño que permitía que cualquiera de sus hijos pudiera chatear con desconocidos, precisamente lo que se quería evitar de partida.

¿En qué consiste Messenger Kids exactamente? Se trata de una versión de la popular aplicación de mensajería Messenger, pero limitada en su acceso y funcionalidad y bajo la supervisión directa de los padres de forma que los menores puedan conversar de forma segura con sus contactos. Con esta app, los niños pueden chatear e incluso realizar videollamadas con los contactos que previamente han sido aprobados por sus progenitores que, a su vez, tienen acceso al histórico de llamadas y conversaciones que nunca se borran.

Si son los padres quienes aprueban los interlocutores de sus hijos y cuentan con total acceso a su actividad… ¿dónde reside el problema? Según parece, en el flanco más inesperado en una empresa con la experiencia y calibre de Facebook: el diseño. Tal y como está confeccionado Messenger Kids, es cierto que los padres deben autorizar los contactos de sus hijos, pero estos, a su vez, pueden crear grupos y no se ha tenido en cuenta que al acceder un menor a un grupo creado por otro, puede contactar con miembros del grupo no aprobados por los padres.

Tal cual está diseñada la aplicación, un menor supervisado puede efectuar videollamadas con un perfecto desconocido sin que se enteren sus padres, un gravísimo error que el gigante ha reconocido y está en vías de solucionar. En este sentido, la primera medida adoptada de forma urgente por parte de Facebook ha sido la de eliminar aquellos grupos en los que se ha detectado esta anomalía y ha confirmado que afecta a “un grupo reducido de chats”. No se sabe desde cuándo está presente este fallo del programa, pero sin duda revivirá las reclamaciones de un grupo de expertos y oenegés en Estados Unidos que solicitó por carta a Mark Zuckerberg la retirada de esta aplicación al considerar que podía afectar al desarrollo de los menores al incitarles a estar más tiempo online.




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: