El Valle de los Caídos ha despertado en la jornada en la que se exhumarán los restos del dictador Francisco Franco entre altas medidas de seguridad y con el despliegue de doscientos informadores, que desde la madrugada esperan junto a la verja la llegada de familiares y autoridades.

La seguridad este jueves en el valle de Cuelgamuros, donde se levanta la basílica, es total. Un amplio dispositivo de Policía Nacional y Guardia Civil vigila el perímetro de seguridad, el vuelo de todo tipo de aeronaves está prohibido en una amplia zona del espacio aéreo entre el Valle de los Caídos y El Pardo, y el acceso desde la carretera está cortado desde el pasado día 11.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: