Varios exjugadores del Real Zaragoza, el director deportivo del club Antonio Prieto y el entrenador Javier Aguirre durante la temporada de 2010/2011 han negado este jueves en el juicio en Valencia por el presunto amaño del partido contra el Levante de la última jornada, que permitió al club maño mantenerse en Primera, que cobraran dias antes del choque primas especiales en efectivo por la permanencia en Primera División. Sus declaraciones hoy en el estrado desmontan la versión del club, defendida el día anterior por el que fuera entonces presidente, Agapito Iglesias y otros directivos de la entidad.

En este juicio, en marcha desde el pasado lunes, se sientan en el banquillo 42 acusados, entre los que se encuentra el propio club aragonés, su expropietario Agapito Iglesias, además de multitud de futbolistas de los dos equipos contendientes. Hoy les ha tocado pasar por el estrado a antiguos técnicos y exjugadores del equipo aragonés como el antiguo capitán Gabi o Ander Herrera, hoy jugador del PSG. El exjugador del Levante Xavi Torres ha sido el primero en declarar ante el juez por parte del equipo granota.

Antonio Prieto, director deportivo del equipo maño hace ocho años, cuando se disputó el partido bajo sospecha, ha declarado ante el juez que desconocía que se hubiera negociado ningún tipo de prima con los futbolistas para obtener la permanencia en Primera y ha defendido que las transferencias económicas que recibió en aquella época del Zaragoza era dinero que le adeudaban por su contrato. “Estuvimos mucho tiempo sin cobrar. Había desorden económico en el club”, ha reconocido, tras descartar que cobrase gratificación alguna en metálico. El técnico rechazó también haber negociado las primas con los jugadore o que fuera el encargado de trasladar el dinero a los jugadores del Levante por supuestamente dejarse ganar.

Ander Herrera, ahora vinculado a la plantilla del PSG, era uno de los jugadores más jóvenes del Zaragoza en 2011. Esta mañana compareció ante el juez y reconoció que el club le ingresó en su cuenta unos 90.000 euros días antes del decisivo encuentro con el Levante. Pero, añadió, Agapito Iglesias le ordenó poco después que le devolviera el importe que recibió [por transferencia bancaria] en metálico. Otros ocho jugadores del Real Zaragoza, el exentrenador Javier Aguirre y el exdirector deportivo, Antonio Prieto, ingresaron cantidades similares antes de enfrentar al levante. Herrera ha admitido en el estrado su error al haberlo devuelto en metálico y no del modo en que lo recibió. “Ese fue mi error”, ha reconocido el jugador quien ha dicho que recibió una lección que le ha servido para el resto de su carrera profesional. “No le pedí un recibí [al presidente, al que devolvió el dinero en mano], “fallo mío, por eso estoy aquí”, ha lamentado.

Herrera no ha dejado espacio a la duda sobre el protagonismo del entonces presidente del club maño en la operación: “Me comunica la transferencia el presidente y propietario de la entidad y se lo devuelvo a él. Era una orden de mi jefe y le dije que iba a hacerlo», ha dicho el jugador del PSG.

Gabi Fernández, uno de los capitanes entonces del Real Zaragoza, era otro de los acusados cuya declaración era clave en la jornada de hoy. Autor de los dos tantos que encajó ese día el Levante, que se había garantizado la permanencia en la división de honor en una jornada anterior, Gabi firmó un recibo por la suma de todas las primas que debía obtener la plantilla y una individual por su parte correspondiente, pero ha acusado a la entonces directiva de haberle engañado. A la pregunta del fiscal del caso Pablo Ponce: “¿Quiere decir que el Zaragoza le engañó?”, el jugador ha asentido sin dudarlo. “Ninguno hemos recibido ninguna cantidad en efectivo. Es mentira”, ha aclarado, respondiendo a la declaración el día anterior de Iglesias. Gabi firmó los justificantes [el colectivo y el individual en reconocimiento por el cobro de primas] en junio, el día de su despedida del club y después de que el Real Zaragoza consiguiera la permanencia en Primera.

Declara Xavi Torres, exjugador del Levante

En la sesión de la tarde, el exfutbolista del Levante Xavi Torres ha sido el primero del equipo granota de entonces en declarar. La Fiscalía y las acusaciones particulares creen que los escasos movimientos de dinero electrónico de los jugadores del Levante aquel verano de 2011 puede ser un indicio del presunto cobro de efectivo por haberse dejado ganar en el partido frente al Real Zaragoza.

El fiscal le ha dicho a Torres que, según un informe de la Agencia Tributaria, sus cuentas presentan «una anomalía» puesto que en los primeros 141 días del año del encuentro «hubo retiradas más o menos habituales de efectivo», mientras en los 141 siguientes hubo muchas menos e incluso se encadenaron «72 días sin ninguna extracción de efectivo».

«Lo expliqué», declaró Torres, «incluso años anteriores y posteriores es muy similar  [el patrón] porque en ese momento vivía en casa de mis padres. Además, coincide con las fiestas de mi pueblo y estamos diez días comiendo y cenando en la peña», ha recordado. «Luego me fui de pretemporada, estás en países como Holanda, y en general son meses en los que solemos gastar menos los futbolistas», ha argumentado.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: